LA CRISIS DE OCTUBRE DE 1962: DIAS QUE ATERRORIZARON AL MUNDO, DESDE LA ÓPTICA DE LA PRENSA EDITADA EN CANARIAS

La prensa que se lee en Canarias, principal argumento de nuestra tesitura, y editada en torno a los graves acontecimientos que tenían lugar en Cuba desde la segunda quincena de octubre del año 1962, informa con asiduidad del preocupante enfrentamiento que sostenían los dos bloques ideológicamente antagónicos, EE.UU, y la entonces URSS. Pretendemos analizar esta visión periodística, especialmente a través de la agencia EFE o de corresponsales propios en las principales capitales del continente americano, sin minusvalorar también, por su gran utilidad, la versión de los propios corresponsales de prensa, o a través de crónicas personales y artículos de opinión en torno a los hechos puntuales que tenían lugar en cada momento.

Las instalaciones de plataformas para soporte de proyectiles que se están montando en Cuba incluyen sistemas útiles para el lanzamiento de proyectiles dirigidos de alcance medio capaces hacer efecto en la misma capital estadounidense, otras ciudades del sur del país o el Canal de Panamá. Por ello serán objeto de especial control, toda vez que la acción soviética de construcción de bases de lanzamiento en Cuba, constituyen una explícita amenaza para la paz y seguridad en toda América.

DIARIO DE LAS PALMAS 22 DE OCTUBRE 62

La cancelación de las maniobras navales norteamericanas en aguas de las Islas Vírgenes han dado lugar al incremento de la atmósfera de crisis en la capital federal. Igualmente, el embajador de la Unión soviética en la citada capital ha abandonado preocupado el Departamento de Estado, al que había sido previamente citado, con semblante adusto. Conocía la inminencia noticia de que el presidente Kennedy se iba a dirigir por televisión a toda la nación anunciando las estrictas medidas tomadas como consecuencia de los últimos acontecimientos derivados de la crisis cubana.

DIARIO DE AVISOS 22 OCTUBRE 62

Sin embargo, ante la gravedad inminente de enfrentamiento bélico de gran alcance, una abrumadora mayoría del pueblo norteamericano no apoyaría la decisión de su presidente según declaraciones a la prensa del ex vicepresidente Richard Nixon. DIARIO DE AVISOS 23 DE OCTUBRE DE 1962.

Kennedy aclaró que la secreta, disimulada y extraordinaria construcción de bases de lanzamiento comunista constituye una medida deliberada, provocativa e injustificada en el "statu quo" actual, que no puede ser aceptada por los Estados Unidos, si queremos que tanto amigos como enemigos sigan creyendo en nuestro coraje y en nuestros compromisos. Informó, además, que los primeros informes negativos acerca de la construcción de bases soviéticas en Cuba y de la entrega por la URSS de bombarderos capaces de transportar armas nucleares, la obtuvo el pasado martes por la mañana.

DIARIO DE AVISOS 23 OCTUBRE 62

"Radio Moscú" ha lanzado un fuerte ataque dialéctico contra los Estados Unidos y su política bélica contra Cuba, que pone en peligro la paz mundial.

Mientras tanto Fidel Castro da la alarma de combate y ordena movilizar a ciento de miles de cubanos en menos de tres horas. Un comentarista de la televisión cubana captada en Cayo Hueso ha requerido a sus compatriotas para que se adiestren en el manejo de las armas que se hallan a nuestra disposición. El comentarista oficial, que se identificó como Luis Gómez, después de anunciar las medidas acordadas por los Estados Unidos para llevar a cabo el bloqueo, ha declarado que " debemos preparar todas nuestras fuerzas para rechazar este tipo de agresión dirigida contra nosotros. Es necesario por tanto que nos adiestremos en el manejo de cuantas armas disponemos, a fin de demostrar al Presidente Kennedy, en caso necesario, de lo que estamos dispuestos a hacer los cubanos".

Sin embargo "Radio La Habana" en emisión a todo el país cubano ha manifestado que "la creciente actividad en Washington no es más que un inútil intento de hundir la revolución cubana", pero que, a pesar de todo, los cubanos están tranquilos. Después se refirió a los proyectos cancelados de llevar a cabo un ejercicio práctico de desembarco de marines en la isla de Vigue, añadiendo que " es una muestra de la política de provocaciones agresivas y descaradas que desarrolla contra Cuba el Gobierno de Kennedy".

EL DIA 23 DE OCTUBRE 62

Mientras tanto el Gobierno soviético en una declaración que ha dirigido a los Estados Unidos, expresa una seria advertencia a Norteamérica como consecuencia del anuncio que ha hecho el Presidente Kennedy en torno al caso de Cuba. En dicho documento se dice que "los Estados Unidos asumen toda la responsabilidad de la suerte que pueda correr el mundo. Si un agresor comienza una guerra la Unión Soviética llevará a cabo un poderoso golpe de respuesta". En el comunicado se califica de "hipocresía la afirmación norteamericana según la cual Cuba supone una amenaza para los Estados Unidos". Por todo ello se hace un llamamiento a todos los gobiernos y pueblos para que protesten por las acciones agresivas de los Estados Unidos. El Gobierno soviético -añade la declaración - hará todo lo que está en su poder para obstruir los planes agresivos de los círculos norteamericanos, para puntualizar a continuación que " que se están tomando medidas precisas para que la Unión Soviética no sea cogida desprevenida y pueda repeler a cualquier agresor".

EL DÍA 23 DE OCTUBRE DE 62

El Gobierno de la URSS hace también un llamamiento para que se reúna inmediatamente el Consejo de Seguridad de la ONU, petición que también ha solicitado Norteamérica y que es aceptada con urgencia por el citado Organismo, y califica la actitud norteamericana de "perjudicial para las relaciones internacionales y de constituir un reto y amenaza para todos los pueblos amantes de la paz", e insiste en la pretensión de que las armas enviadas a Cuba tienen carácter únicamente defensivo.

DIARIO DE AVISOS, 23 OCTUBRE 62

El proyecto de resolución que la delegación de los Estados Unidos someterá al Consejo de Seguridad de la ONU, en relación con la situación de Cuba, contiene la grave preocupación de amenaza para la seguridad del Hemisferio Occidental y la paz del mundo, como consecuencia de la continua y acelerada intervención extranjera en el Caribe, en especial por la instalación de proyectiles nucleares y otras armas ofensivas que ya existían en suelo cubano, que motiva la medida de cuarentena naval adoptada.

DIARIO DE LAS PALMAS 23 DE OCTUBRE 62

El rotativo grancanario en crónica desde Norteamérica de la Agencia Zardoya exclusiva para dicho diario, nos añade que "sobre la cuestión de ir a una guerra con Cuba, tanto por el bloqueo impuesto como por invasión posterior, se dispone de los datos que obran en poder de los servicios de inteligencia norteamericanos". Se deduce de los mismo que por ahora la decisión del presidente Kennedy se limita a medidas que no llegan hasta la guerra. Los hechos presentados a la Comisión de la Cámara implican el bloqueo de exportaciones, según ratifica el subsecretario de Estado George Ball. La apreciación de los servicios de inteligencia se basan en un meticuloso sistema de vigilancia por mar, tierra y aire, con la plena seguridad de que su eficacia es muy alta, ya que Cuba es una isla de fácil control desde las costas de Florida y a través de las fuerzas aéreas y navales de los Estados Unidos, a lo que se suman los modernos aparatos electrónicos y fotográficos de investigación. Se conoce con entera exactitud qué cosas se han desembarcado en los puertos cubanos o lo que vaya a ser construido en territorio de la isla vecina. "Lo sabemos", afirma el autor de la citada crónica, Walter Lippmann, "y quien ponga en duda las bases de nuestra política debe comenzar por probar que las deducciones de la Inteligencia son erróneas, de modo que citaré completo el testimonio del representante autorizado, el señor Ball, sobre la cuestión crucial de los preparativos militares en Cuba, a saber: Desde julio, cuando el volumen de los embarques militares soviéticos, repentinamente aumentaron, han llegado a puertos cubanos 85 barcos. Muchos de ellos llevaban artículos militares, equipos, personal y armas convencionales además de equipos pesados. Pero la mayor parte de embarques recientes han sido proyectiles dirigidos y equipos para su uso, habiéndose instalada hasta hoy - 23 de octubre, fecha de la crónica -, quince bases de lanzamiento en toda la isla y calculamos que el total llegará eventualmente a veintiocho. Estos son proyectiles contra aeroplanos que tienen un alcance de 20 a 25 millas. Además han sido identificados tres y posiblemente un cuarto, instalaciones de lanzamientos nucleares similares a otros que tiene la Unión Soviética en sus costas, para lanzar proyectiles contra embarcaciones con un alcance de 30 a 35 millas, y es probable que otro tipo de bases similares sean también instaladas en Cuba. Se calcula que en territorio cubano pueden hallarse, en estos momentos, unos 90 aparatos Mig anticuados de fabricación rusa, a propulsión a chorro, y parece que han recibido más últimamente usualmente equipados con proyectiles dotados de rayos infrarrojos. Además en embarques recientes fueron incluídos dieciséis embarcaciones de patrulla de la clase Komar provistas de proyectiles de alcance medio. Hemos de considerar los cuatro a cinco mil especialistas militares soviéticos incluyéndose en ellos constructores y técnicos".

Los preparativos militares consisten en armas para el ejército cubano, proyectiles antiaéreos, cañones para la defensa de las costas, etc. ¿Para qué es todo esto, para atacar a los Estados Unidos?, se pregunta el articulista. Es obvio que no, puesto que los norteamericanos usando sólo de armas convencionales podrían terminar la situación cubana en cuestión de horas. ¿Es para invadir a otros países latinoamericanos?

Es claro que Fidel Castro se preparaba en aquellos momentos para una hipotética invasión y se armaba contra una repetición de la que tuvo lugar por Bahía de Cochinos en abril de 1961, si bien, sin otra ayuda complementaria, no sería suficiente para una acción ofensiva ni igualmente para una fuerte ofensiva por parte de la poderosa maquinaria bélica de los Estados Unidos.

Pero la URSS interviene en Cuba por que ha prometido ayuda revolucionaria. El régimen de Castro se ha sometido a la primera prueba pública acerca de la veracidad de la solidaridad del comunismo internacional, y a menos que triunfe en Cuba la propaganda revolucionaria será universal. Los países retrasados se verían grandemente esperanzados, y este es el gran problema de los Estados Unidos.

El mandatario ruso, Kruschef, se ve mezclado en los asuntos de Cuba, al que tiene que proveer de petróleo y maquinaria, materias primas y alimentos, técnicos y dinero para demostrar que el comunismo puede hacer en Cuba algo mejor y más rápido que lo que los Estados Unidos y la Alianza para el Progreso, llevan a cabo en los países de la América Latina.

DIARIO DE LAS PALMAS

Pero los acontecimientos se han precipitado, la decisión tomada por el gobierno Kennedy es ya irreversible, el bloqueo a Cuba es un hecho consumado y las posibilidades de enfrentamiento bélico son una realidad. En un boletín de noticias para el interior de la URSS, el comentarista soviético Yuri Ludoyanof, ha dicho que la concentración de grandes fuerzas aereo-navales en las cercanías de la isla antillana sobrepasaba los efectivos de unas maniobras rutinarias y normales. Todas las acciones de la flota y las fuerzas aéreas de los Estados Unidos en el Caribe, son de naturaleza abiertamente provocativa dirigida contra el pueblo cubano conforme añadió el locutor comunista.

EL DÍA 23 OCTUBRE 62

En contrapartida los embajadores de la OTAN y de los países hispanoamericanos han sido invitados por el Departamento de Estado para conocer por anticipado un resumen del discurso de Kennedy, pendiente de llevarse a cabo en aquel momento ante la televisión norteamericana, y del que serán informados por George Ball, vicesecretario de Estado. Se informa, además, que varios representantes de los países neutrales también han sido citados en el mencionado Departamento. El mismo rotativo tinerfeño, tomando referencias de la agencia EFE desde La Habana, informa que la situación parece normal en la capital cubana. El único diario del lunes ha publicado sin añadir comentarios las noticias referentes a los movimientos de aviones y barcos de guerra de los Estados Unidos en el Caribe. Uno de los titulares señala que hay indicios de preparativos de agresión contra Cuba, pero que los cubanos no parecen que manifiesten especiales inquietudes.

Del mencionado y trascendental, por esperado, discurso del Presidente norteamericano tras haber reunido en la capital federal a los principales dirigentes del Congreso, se trasluce una gran preocupación por la situación internacional; sin embargo no se tiene el menor indicio oficial, aún, sobre cual pueda ser la verdadera naturaleza de la crisis planteada y si sólo esta relacionada con el problema cubano. La Casa Blanca ha roto por fin su prolongado silencio oficial sobre lo que se tenía por simples rumores de crisis internacional que ahora se confirman. El secretario de prensa del Presidente, ha revelado que el mismo Kennedy ha deseado que las emisiones de televisión reserven un amplio espacio para informar al país sobre el desconocido asunto considerado de "máxima urgencia". Muchos dirigentes destacados del Congreso, ante el llamamiento, han interrumpido bruscamente sus respectivas campañas electorales, que tenían lugar en el país, para trasladarse a Washington, a toda prisa, a bordo de aviones especiales militares.

Sin embargo, el mayor número de las especulaciones se centra en torno a los asuntos de Cuba, sin descartar la posibilidad de que puede, asimismo, afectar a un problema más general relacionado con toda la política exterior norteamericana, en especial el que tiene lugar en la antigua capital alemana alentado por la intolerancia soviética hacia parte de sus habitantes, según indica el periodista Merriman Smith, desde Washington, y que publica el rotativo tinerfeño.

Pero por fin en la misma noche del día 22 de octubre de 1962, el presidente Kennedy anuncia a los norteamericanos a través del discurso televisado que el bloqueo total a Cuba era un hecho. Aclaró que los Estados Unidos están iniciando "una estricta cuarentena sobre la isla con todos los equipos militares defensivos para impedir una ofensiva comunista"..."Todos los barcos, de cualquier clase, que naveguen con destino a Cuba, procedentes de cualquier puerto o nación serán alejados de la isla si se encuentran en ellos cargamentos de armas ofensivas", según dijo en la alocución televisada para toda la nación, durante la que dictó las medidas a seguir. Son de destacar, especialmente, las de detener como sea la construcción de bases soviéticas con asesoramiento de personal ruso en Cuba, a través de la cuarentena, y considerar la escalada armamentista en la isla como un potencial ataque de la URSS contra los Estados Unidos; refuerzo militar en la base de Guantánamo, y convocatoria inmediata de la Organización de Estados Americanos y del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, entre otras medidas complementrias.

DIARIO DE AVISOS 23 DE OCTUBRE DE 62

El presidente Kennedy deja bien claro que "existe un gran desarrollo del poderío militar ruso en la aprisionada isla de Cuba, en la que se están construyendo una serie de instalaciones de lanzamiento de proyectiles dirigidos. Asimismo aclara que han sido detectados grandes bombarderos soviéticos a reacción capaces de transportar armas nucleares, y esto constituye una amenaza para la paz y seguridad en toda América". Añadió que " nuestra política ha sido de paciencia como corresponde a una nación fuerte pero que ha llegado el momento de tomar decisiones"

EL DÍA 24 DE OCTUBRE 62

La prensa mundial del momento se hace eco de tales acontecimientos en las primeras páginas de todos los periódicos. Los titulares son coincidentes en cuanto a la llegada de buques norteamericanos en torno a la isla de Cuba y, aunque sin confirmar los hechos, se publica que "fuerzas de infantería de Marina de los Estados Unidos se dirigen a reforzar la base de Guantánamo en el oriente cubano".

DIARIO DE LAS PALMAS 23 DE OCTUBRE

Llegada de cazas a reacción a la base aérea de San Patricio en Florida, al tiempo que se ordena a las compañías civiles de aviación comercial no efectúen vuelos en la zona.

EL DÍA 24 DE OCTUBRE 62

La flota norteamericana en el Atlántico integrada por fuerzas aeronavales en siete portaaviones de ataque con cien escuadrillas de aviones y otros seis portaaviones para abastecimiento, a más de numerosos buques de ataque, dispone de órdenes estrictas de llevar a cabo el bloqueo a Cuba.

EL DIA

El Gobierno de la URSS, reacciona con una seria advertencia a Norteamérica, a quien acusa de buscar conflictos de carácter internacional, si bien los estados americanos apoyan con juntamente la respuesta llevada a cabo por el gobierno de Washington, a quien apoyan, igualmente, los partidos políticos.

Fidel Castro ordena a todas las fuerzas armadas cubanas que se mantengan en alarma de combate después de oirse el discurso del presidente Kennedy anunciando las nuevas medidas a emplear contra el envío de material militar a Cuba. Según informa la prensa "muy pocas personas fueron vistas en las calles habaneras y toda la actividad en los alrededores del puerto se redujo al mínimo. Los soldados, policías y milicianos hacían su servicio por parejas, en vez de individualmente, como es la norma. Numerosos militares con mochilas y armas se han concentrado en el ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias en cumplimiento de una orden de movilización. Varios tanques han sido colocados en los alrededores del citado ministerio y todo el tráfico de vehículos ha sido desviado de la zona, antes de ser detenidos y registrados por la policía militar"

EL DIA

Las órdenes de Fidel Castro son tajantes para todas las unidades militares del país y para todos los cubanos que han sido "colocados en pie de guerra". En un comunicado oficial se confirma que Castro adoptó estas medidas en calidad de comandante en jefe de las fuerzas armadas y en respuesta a "la movilización de las fuerzas norteamericanas contra nuestro país". El comunicado añade "que cientos de miles de hombres han sido movilizados en sólo unas horas. Las escuadras del partido unido y todas las organizaciones de masas se están movilizando con impresionante fervor para combatir. La nación se encuentra en pie de guerra dispuesta a repeler cualquier ataque. Cada arma se encuentra en su lugar y junto a cada arma está un heroico defensor de la revolución y del país". El ministro cubano de Comunicaciones ha dispuesto que todos los vuelos civiles que tengan salida desde La Habana, o de otro aeropuerto cubano, sea suspendido hasta nueva orden y advirtió que será derribado cualquier avión que despegue sin permiso.

EL DIA

Desde Nueva York la emisora de radio "CBS" informa que el Gobierno cubano ha ordenado el inmediato estado de alerta de todas sus tropas, a través de las emisoras de radio de la isla que tienen la orden de funcionar durante las 24 horas del día, al tiempo que solicitan la convocatoria de una reunión urgente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Un representante del Ministerio de Defensa norteamericano ha manifestado que comenzará inmediatamente el registro de todos los buques que se dirijan a Cuba y que será hundida cualquier nave de cualquier país, incluso las de la URSS y países del bloque soviético, que se niege a detenerse cuando sea requerido para ello por las unidades navales norteamericanas. Al mismo tiempo, añadió, que los Estados Unidos han puesto en estado de alerta a todas sus fuerzas repartidas por todo el mundo incluidas las estacionadas en Berlín Occidental. Refiriéndose nuevamente a los buques objeto de bloqueo, aclaró conocer que se encuentran camino de Cuba cierto número de buques soviéticos y " esos barcos serán detenidos y se investigará su carga, y no podrán seguir su ruta al llevar armas o material de guerra". Al ser preguntado por los periodistas si estaban dispuestos a hundir los buques soviéticos o de otros países comunistas que transporten armas a Cuba, el alto funcionario representante del gobierno, contestó afirmativamente y añadió que se han localizado bases de misiles en Cuba detectadas a través de fotografías aéreas que fueron entregadas a Kennedy el pasado día 14 de octubre. Otro portavoz del Departamento de Defensa, en conferencia de prensa en el Pentágono, ha declarado que el Gobierno de los Estados Unidos, está igualmente dispuesto a imponer medidas de cuarentena sobre los aviones de transporte de cualquier país, cuyo destino sea Cuba. Reiteró que los Estados Unidos podrán recurrir a la fuerza en caso necesario para hacer respetar la decisión decretada por el presidente Kennedy.

Desde Londres, el gobierno británico se define a través de un comunicado dado a la prensa por un portavoz del Foreign Office en el que se refiere al discurso de Kennedy como acertado ya que "la acumulación de armamentos soviéticos en la isla de Cuba constituye un tremendo golpe al mundo civilizado".

EL DIA

Al día siguiente el rotativo tinerfeño a toda página y a ocho columnas, recoge las noticias de los graves acontecimientos que tienen lugar en el Caribe, especialmente a través de la agencia EFE. Ha comenzado el bloqueo de Cuba, titula. Una flota masiva de navíos norteamericanos toma posiciones en los puntos clave de las líneas mercantes que conducen a la isla. Se cree que las primeras detenciones de buques mercantes se producirán de un momento a otro, pero se sospecha que si los Estados Unidos hunden algún buque ruso, se desencadenará la guerra mundial, anuncia el director de la agencia TASS, pero que continuará la ayuda rusa a Fidel Castro.

Para los Estados Unidos, Cuba es una espina que le ha clavado en la garganta, si bien se reconoce que los cubanos tienen derecho a defender su territorio.

El rotativo añade que buques soviéticos se dirigen hacia Cuba, sin haber variado el rumbo hasta estos momentos como consecuencia de las medidas norteamericanas, si bien un portavoz del Pentágono ha declarado "que no tenía noticias de que ninguno de los barcos rusos que navegan hacia Cuba haya sido interceptado por ahora, pero que podría tener lugar en breve en unas determinadas zonas que se fijarían al respecto".

EL DIA 25 OCTUBRE 62

Desde Estocolmo, la capital noruega, las agencias de noticias, tomando referencia a la soviética TASS, informan que el Ministerio de Asuntos Exteriores de la URSS, ha devuelto a la Embajada norteamericana en Moscú una nota acerca de las medidas norteamericanas adoptadas contra Cuba. La nota iba acompañada de una lista de las medidas tomadas por el Gobierno de los Estados Unidos y fue entregada al Ministerio soviético, que fue devuelta inmediatamente y entregada en mano a un alto funcionario de la Embajada norteamericana sin comentario alguna al respecto.

La citada agencia soviética añade que " la ayuda de la Unión Soviética a Cuba está dirigida exclusivamente a fortalecer el potencial defensivo cubano, cuya ayuda ha sido necesaria por el hecho que la República de Cuba, desde el momento mismo de su proclamación, ha estado sujeta a continuas amenazas y provocaciones por parte de los Estados Unidos, cuyo Gobierno se arroga el derecho a intervenir en cualquier país de su entorno. La Unión Soviética, resueltamente, rechaza tales pretensiones y advierte que las arrogantes acciones del imperialismo norteamericano pueden conducir a consecuencias desastrosas para toda la Humanidad.

EL DÍA 24 OCTUBRE 62

La misma agencia rusa informa que el presidente Tito de Yugoeslavia, ha solicitado una reunión urgente especial de la Asamblea General de la ONU para tratar la crisis cubana y pide, asimismo, el cese inmediato de las medidas adoptadas que han dado lugar a esta situación. Esta solicitud es prontamente contestada por el secretario de Estado norteamericano, Dean Rusk, que acusa a la URSS y a Cuba de haber conspirado para engañar al hemisferio occidental y para destruir sus aspiraciones democráticas con el establecimiento en Cuba de instalaciones militares de carácter ofensivo. "A la vista del rápido fortalecimiento militar registrado en Cuba -ha dicho el secretario de Estado- ningún país del hemisferio puede sentirse seguro ni libre de un ataque directo y persistente". Por todo ello, según EFE, es lógico que los Estados Unidos han comenzado a difundir advertencias por radio a los barcos mercantes que se hallan en ruta hacia Cuba, en evitación de las molestias que se pudieran ocasionar y en previsión de incidentes desagradables, según informa un portavoz del departamento nortamericano de Estado. Asimismo el Gobierno británico, previa reunión de funcionarios del Ministerio de Transportes, ha pedido a sus armadores que cooperen, en lo posible, con las autoridades de los Estados Unidos en la zona del Caribe, según informan círculos autorizados en la capital británica. EL DIA IBIDEM. La misma agencia española informa que el Consejo de Seguridad de la ONU, suspendió el debate que se celebraba con carácter urgente sobre la crisis de Cuba, para que sus miembros pudieran asistir a un concierto que con motivo de la conmemoración del día de las Naciones Unidas, que se celebrará en Nueva York y en el que colaborarán violinistas rusos, concierto éste que, algunos observadores políticos, consideran como el segundo incendio de Roma.

En opinión del Gobierno británico la crisis cubana conforma un problema de extrema urgencia por ser imprevisibles las consecuencias de los acontecimientos. El proceso de deliberaciones en la ONU determinará si los estados miembros conservarán el respeto por tal alta institución y la fe en que el Consejo de Seguridad pueda dar la suficiente confianza para la preservación de la paz, petición que es compartida por varios de los representantes asistentes en la sede.

EL DIA

La situación se hace tan grave que el enviado especial de la agencia española PYRESA a Bonn, la capital alemana, Alberto Crespo, informa para la citada agencia y que reproduce el rotativo tinerfeño que: " el bloqueo de Cuba ha resonado con fuerza en aquella parte de Europa. Tal vez el alemán medio no ha tomado todavía conciencia de la gravedad de la situación, pero los dirigentes políticos en Bonn son sensibles al peligro que representaría para Berlín y para la República Federal la respuesta soviética al bloqueo de Cuba por los Estados Unidos". Añade el corresponsal que un portavoz del partido liberal alemán dijo ayer que el mundo se encuentra al borde de una nueva guerra, opinión que no es totalmente compartida por el partido socialdemócrata. El único optimismo que se observa es en la marina mercante, que aun amenazada por el anunciado bloqueo, se niegan a tomar en serio las medidas del presidente Kennedy que tildan de simple maniobra electoral. En medios diplomáticos, teniendo en cuenta que EE.UU tendrá las elecciones en breve, no descartan tampoco que la situación puede ser el principio de una crisis internacional que daría lugar a nuevos problemas en torno a la antigua capital alemana por iniciativa de la Unión Soviética. Los berlineses no se precipitan, por ahora, sobre los almacenes de productos alimenticios para hacer un depósito particular con vistas al futuro, al igual que no se han detectado subida de ventas en los supermercados, y no aparece ningún signo de pánico que permita suponer a un observador extranjero que la ciudad se encuentre amenazada. Por otra parte, no se ha producido hasta el momento movimiento o concentración de tropas rusas al otro lado de la muralla.

La policía de Berlín Occidental no ha señalado hasta el momento que existan incidentes a lo largo de los 45 kilómetros de frontera de cemento y espino que separa ambas partes de la ciudad, si bien es cierto que las informaciones del boqueo naval a Cuba cubren la totalidad de las primeras páginas de los principales periódicos alemanes. En general pocos se libran de la tentación de establecer un paralelismo entre la cuestión de Cuba y de Berlín. El diario independiente "Die Welt" en una editorial dice que el presidente Kennedy ha hecho muy bien al decretar el embargo de todo el material bélico destinado a Cuba, y que el lenguaje utilizado vale también para el caso de Berlín. Por el contrario el diario socialista independiente "Frankfurter Bundaghau" pone reparos a la actuación norteamericana, y opina que una ocupación militar de Cuba solo serviría para sembrar en antiamericanismo en los paises hispanoamericanos.

EL DIA 25 OCTUBRE 62

Si bien, el asesor especial del presidente Kennedy para asuntos de la OTAN, Dean Acheson, ha visitado en la noche de hoy 24 de octubre, al jefe del Gobierno de Alemania Occidental, Canciller Adenauer, y a su ministro de Defensa Sr. Strauss, para tratar del asunto de Berlín y su relación con el problema de Cuba. El canciller alemán ha declarado, seguidamente, a la prensa, que considera necesaria la decisión adoptada por el presidente norteamericano a la que presta total apoyo. Esta decisión es también compartida por el partido cristiano demócrata aleman que hace saber al gobierno Kennedy "los amigos y aliados están al lado suyo".

EL DIA

Desde la cúpula del Kremlin, sin embargo, el mandatario soviético, Kruschef, ante la firme actitud de Kennedy, lejos de incrementar las anteriores amenazas, utiliza maniobras diplomáticas con invitación a una reunión a alto nivel, puesto que Rusia no tomará decisiones precipitadas y que "mientras no sean usados los proyectiles nucleares, es posible evitar la guerra".

Advierte que Norteamérica debe mostrar moderación e impedir la realización de sus amenazas con respecto al bloqueo cubano. A este respecto es significativo que un petrolero ruso con destino La Habana cruzó la zona del bloqueo, el día veinticuatro, según círculos bien informados en la capital norteamericana, posiblemente por acuerdo a alto nivel, sin que ningún oficial norteamericano subiera a bordo para efectuar cualquier inspección, al igual que no serán interceptados los buques ingleses en ruta hacia la isla antillana. Las mismas fuentes también informan que los navíos soviéticos que se dirigían hacia Cuba, comienzan a cambiar el rumbo, ante el temor al enfrentamiento. Fidel Castro, ante el cariz que toman los acontecimientos, insiste en que "Cuba continúa en pie de guerra y que el bloqueo norteamericano es la más peligrosa aventura desde que terminó la pasada guerra mundial. Estados Unidos ha adoptado esta medida porque ha fracasado en sus otros intentos". En los discursos pronunciados por el mandatario cubano ante la televisión de su país, captados en Cayo Hueso, ha llamado a Kennedy "pirata", puesto que ningún país puede imponer bloqueo alguna sin violar los principios internacionales. Es una violación contra los derechos soberanos de Cuba y que tendrá funestas repercusiones. También señalo Castro que la agresión "yanqui" comenzó contra cuba el día que triunfó su revolución, el 1 de enero de 1959. Los Estados Unidos han tomado medidas que han oscilado entre las maniobras en la Organización de los Estados Americanos y la agresión económica impidiendo las exportaciones de productos cubanos, para por último proceder a otra invasión organizada. Acusó al presidente norteamericano de mentir cuando acusa a Cuba de disponer armas atómicas en su territorio, con el objeto de poder invocar el Pacto de Ayuda Mútua firmado en Río de Janeiro, y que el bloqueo a Cuba realmente encubre un ataque sorpresa para conseguir los objetivos que no ha logrado en intentos anteriores. Por último, el jefe del Gobierno cubano declaró que " los Estados Unidos no pueden demostrar que su país infringido la Carta de las Naciones Unidas, pero si lo hacen el Gobierno norteamericano cuando habla de la etapa imperialista sobre el pueblo de Cuba"

En el mismo número del rotativo tinerfeño se lee que el periódico gubernamental cubano "Revolución", anuncia que las primeras unidades de "voluntarios" de una "brigada internacional" destinada a combatir contra los agresores norteamericanos se encuentra ya en suelo cubano. La información a este respecto tiende a confirmar los persistentes rumores, difundidos por los grupos cubanos antimarxistas, de que contingentes de negros de habla francesa habían comenzado a aparecer en Cuba durante la llegada de los llamados "técnicos soviéticos" entre los meses de junio y septiembre. Estos llamados "voluntarios" proceden de Argelia, Bolivia, Colombia, Guayana Británica, República Dominicana e incluso de Alemania Oriental, Vietnam del Norte y la propia URSS.

Durante el día veinticuatro, según informan fuentes oficiales en horas de la tarde, el presidente Kennedy recibe un urgente mensaje del primer ministro soviético Nikita Kruschef, advirtiendo que los Estados Unidos corren el riesgo de provocar una guerra nuclear por el hecho de bloquear a Cuba. Sin embargo la Casa Blanca ha informado que el presidente Kennedy había recibido dicha nota personal, pero se tiene entendido que en ella, el mandatario soviético, solicita la celebración de una reunión en la cumbre para discutir la crisis cubana y los demás problemas internacionales. La nota de Kruchef es la contestación a otra remitida por Kennedy el día 22 pasado justificando el bloqueo a Cuba, si bien esta protesta comunista junto a una copia de la declaración del Gobierno soviético advirtiendo a los Estados Unidos del peligro de la acción unilateral en torno a Cuba, había sido entregada inmediatamente en Moscú al embajador norteamericano que dio inmediata cuenta a su Gobierno. Sin embargo comienzan surgir rumores en círculos próximos a los periodistas acreditados en Washington y Nueva York, que barcos de diferente nacionalidad y específicamente rusos, están cambiando el rumbo en las proximidades de Cuba. El Departamento de Defensa de los Estados Unidos se ha negado a confirmar sí los veinticinco buques mercantes rusos que se dirigían a Cuba, continúan el rumbo previsto hacia la isla del Caribe. Arthur Silvestre, ayudante del secretario de Defensa, ha declarado en una conferencia de prensa que la Marina norteamericana no había detenido, hasta las 9 de la noche, de dicho día, hora española, a ningún barco soviético en dirección a Cuba. Preguntado por los periodistas sobre el posible cambio de rumbo de los mercantes rusos, contestó no saber nada al respecto. Sin embargo un corresponsal del periódico "The News" en Miami, informa que fuentes dignas de crédito corroboran que los buques soviéticos habían cambiado en rumbo. Por otra parte el "Washington Post" publica en su editorial de hoy, 24 de octubre, que la URSS y su Gobierno no prestará apoyo a Fidel Castro hasta el extremo de crear una guerra nuclear, a menos -aclara- que el alto mando soviético haya perdido el sentido de la proporción. Añade el editorialista "que la Unión Soviética está ciertamente irritada por la decisión norteamericana de detener la marcha del comunismo agresivo en el hemisferio occidental, pero las mentes sensatas de Moscú deben calcular los riezgos que entraña su intento de subvertir el tradicional sistema de paz de los americanos sobre todo en una zona que es especialmente vital para los Estados Unidos",

EL DÍA

El mismo rotativo tinerfeño al cierre de la edición del día 25, publica que los Estados Unidos ha informado a los países neutrales que estudiarían la retirada de su bloqueo a Cuba si la Unión Soviética interrumpía la construcción de bases de lanzamiento de proyectiles en la isla y ordenaba a todos sus buques que transportan armas hasta Cuba que regresen a sus puertos soviéticos, noticia que se contradice con otra de EFE, desde Washington, que dice: "un alto funcionario del Departamento de Estado informó que varios países hispanoamericanos, especialmente Argentina, Costa Rica y Honduras, ofrecieron, hoy, barcos de guerra o facilidades portuarias para colaborar con Estados Unidos en el bloqueo de armas a Cuba.

EL DÍA

Al cerrar la edición que corresponde al día veinticinco en La Habana, el periódico tinerfeño citado, con fecha veintiséis en Canarias, publica el acercamiento que tiene lugar entre Kennedy y Kruschef para iniciar negociaciones en torno al grave problema del bloqueo a Cuba. Casi dos horas estuvo reunido el Presidente norteamericano con la comisión ejecutiva del Consejo de Seguridad Nacional, con la que diariamente discute el curso de los acontecimientos. Dicha comisión está integrada por el vicepresidente Jhonson, los secretarios de Estado, de Defensa y del Tesoro, así como el secretario de Justicia hermano del propio mandatario, Rober F.Kennedy.

Por todo ello, en fuentes bien informadas se cree que existen razones para creer que el Presidente aceptará, con ciertas condiciones, la propuesta contenida en el llamamiento del Secretario General de la ONU, U. Thant, para solucionar la crisis cubana. Las citadas fuentes añaden que la réplica de Kennedy al responsable máximo de la ONU, está más consolidada de lo que se venía diciendo en los despachos publicados por la prensa durante la pasada noche y esta mañana del día veinticinco de octubre. Se cita que figuran cierto número de "codicilos" en la contestación, pero que se han negado a enumerar; si bien es cierto que los Estados Unidos están "dispuestos a hablar".

EL DIA, VIERNES, 26 DE OCTUBRE 62.

En Cuba se conoce que no hay contestación inmediata a esta propuesta del Secretario General por parte del presidente cubano Osvaldo Dorticós y del propio Fidel Castro, en lo que se refiere a la suspensión de ayuda para instalaciones militares en suelo cubano. No obstante el Consejo de Seguridad de la ONU, se reunió en horas de la noche del mismo día, para reanudar el debate sobre la crisis cubana. Adial Stevenson, delegado jefe de los Estados Unidos, dará a conocer durante la reunión los acuerdos de la conversación entre Kennedy y U. Thant. El delegado norteamericano en uso de la palabra, dijo que los Estados Unidos "celebran por encima de todo" que Kruschef haya aceptado las propuestas hechas por el Secretario General de la ONU, y añadió que: "Deseo expresar al comienzo de esa sesión que la postura adoptada por la Unión Soviética, ayer, al objeto de evitar un enfrentamiento directo en la zona de cuarentena, es bien recibida por mi Gobierno. Damos también por bien recibidas las seguridades contenidas en la carta que el Sr. Kruschef ha dirigido al Sr. Russel, de que la Unión Soviética no tomó decisiones radicales con relación a esta crisis". Stevenson añadió que el peligro ha nacido "no porque las naciones del hemisferio occidental se hayan unido para actuar en autodefensa sino debido a que Rusia ha extendido su amenaza nuclear al hemisferio". Stevenson aclaró que instalaciones capaces de disparar proyectiles como las existentes en cuba, tan sólo se encuentran en tres países aliados de los norteamericanos y no en treinta y cinco como Rusia ha dicho.

Por otra parte el primer ministro ruso Nikita Kruschef, ha contestado el llamamiento de U. Thant en el sentido de que " está de acuerdo con su propuesta, que corresponde a los intereses de la paz". Según informa la agencia TASS, el telegrama de Kruschef dice que recibido el mensaje le felicita por la iniciativa. Dirigiéndose al Secretario de la ONU añade "comprendo su ansiedad con respecto a la situación que ha surgido en el Mar Caribe, mientras el Gobierno soviético también el máximo peligro, por lo que requiere la intervención inmediata de las Naciones Unidas. Acepto su propuesta, que responde a los intereses de la paz". La contesta que a la misma propuesta efectúa Kennedy es más explícita pero también más contundente. Acepta las citadas medidas para celebrar conversaciones que tiendan a la relajación de la tensión existente en la actual crisis de Cuba, con el siguienten texto: "Aprecio profundamente el espíritu que impulsa su mensaje de ayer. Como hemos hecho constar claramente en el Consejo de Seguridad, la actual amenaza ha sido creada por la introducción secreta de armas ofensivas en Cuba y las falsas contestaciones en cuanto a la eliminación de tales armas. En su mensaje y en su declaración ante el Consejo de Seguridad la pasada noche hace usted ciertas sugerencias y ha invitado a la celebración de conversaciones preliminares para determinar si pueden asegurarse acuerdos satisfactorios. El embajador Stevenson está dispuesto a tratar inmediatamente acerca de esos acuersos con usted. Puedo asegurarle nuestro deseo de alcanzar una pacífica y satisfactoria solución de este problema".

DIARIO DE LAS PALMAS, 25 DE OCTUBRE 62

En páginas de otro rotativo, en noticias editadas el mismo día, se informa que sin la acción emprendida por los Estados Unidos, la "nuclearización" de Cuba hubiera sido completa, puesto que cuando fueron detectados las instalaciones armamentísticas en Cuba por primera vez, cabría esperar, razonablemente, que hubiera informado de ello al Gobierno ruso por anticipado y luego al Consejo de Seguridad de la ONU, tras lo cual se hubiera llegado a un lento debate y luego, como ha sucedido en otras ocasiones, al veto soviético contra la resolución que los Estados Unidos presentarían. Pero no ha sido así -declaró Stevenson- y por ello "hoy estamos tratando acerca de realidades y no de buenos deseos". Un proyectil puede ser equipado con una cabeza nuclear durante la noche -dijo-, apuntando hacia Nueva York, y hacerlo caer en la terraza del edificio de las Naciones Unidas en poco tiempo y con los resultados que es fácil imaginar. Sólo existe una medida para evitar este tipo de situaciones emergentes y es actuar inmediatamente de acuerdo con la potencia que amenaza la paz. Asimismo aclaró durante su intervención ane el Consejo de Seguridad que los Estados Unidos habían actuado aun sin esperar a la previsible reunión de la Organización de Estados Americanos. Los llamamientos efectuados por el Gobierno de Kennedy dirigidos al Consejo de Seguridad y a la propia OEA, han sido simultáneos.

Ninguna falta de lógica, ninguna distorsión de palabras puede denegar la obvia conclusión que el sentido común alcanza al establecer que la instalación de armas nucleares en Cuba, constituye una amenaza para la paz. Nadie puede negar que la acumulación de material bélico en la isla y la instalación de bases de proyectiles soviéticos es otra cosa que un audaz esfuerzo, repitió Stevenson, de enfrentamiento de Rusia contra los Estados Unidos.

Sin embargo, informa el citado diario tinerfeño, el doctor Mario García Inchaustegui, representante de Cuba, que siguió a Stevenson en el uso de la palabra durante el debate en el Consejo de Seguridad, aseguró que la declaración de su antecesor constituía "la mejor prueba de que la grave crisis internacional está provocada por el gobierno de los Estados Unidos, al decidir de forma unilateral medidas agresivas contra el Gobierno revolucionario y el pueblo de Cuba, y agregó, que las armas que posee Cuba son exclusivamente defensivas que se ha visto forzada a aquirir a causa de la política agresiva norteamericana".

Pero, poco más tarde, Stevenson solicita a un ayudante que colocara unas fotos ampliadas de lugares de Cuba donde se habían instalado bases de lanzamientos de proyectiles dirigidos ante la protesta acalorada del representante ruso Sr. Zorín. Los miembros de las diversas delegaciones de la ONU se acercaron para contemplarlas, incluido el propio Secretario General, U. Than, aspectos que fueron ampliamente tratados, seguidamente, por la prensa mundial.

EL DIA VIERNES 26 OCTUBRE 62

Si bien, finalizada la exposición fotográfica que fue mostrada por la delegación norteamericana, hizo uso de la palabra el representante de la URSS, quien dijo "que el punto clave de la cuestión lo constituyen las genuinas intenciones agresivas de los Estados Unidos hacia Cuba". Añadió que Stevenson había cambiado el agresivo tono de su discurso iniciado el pasado martes y que los representantes de los países no alineados consideran ilegal el bloquo norteamericano. En una rápida interpelación de Stevenson a Zorín, aquel pidió que diera una respuesta inmediata sobre si Rusia había instalado bases de proyectiles dirigidos en Cuba, negándose, el delegado soviético, a una contesta inmediata.

Para el siguiente día, viernes, funcionarios de la Casa Blanca informan que el blqueo a Cuba continuará ya que no ha cesado la construcción de bases nucleares soviéticas en la isla. El periódico santacrucero informa que "los funcionarios citados han hechos tales declaraciones, como consecuencia de la explicación del presidente Kennedy a la propuesta formulada por el Secretario General de la ONU, para que suspenda por dos o tres semanas el bloqueo a Cuba, así como los envios de armas soviéticas a Cuba, mientras se celebran conversaciones para llegar a una solución pacífica". El mismo rotativo, tomando datos de la agencia EFE, publica que en la Casa Blanca se han negado a dar respuesta directa a la pregunta de sí el bloqueo naval comprendía también la destrucción de las bases de proyectiles ya construidos o en construccikón en territorio cubano.

La declaración refuerza la impresión de que Kennedy no aceptaría una suspensión temporal del bloqueo de armas a menos que las bases soviéticas de Cuba sean desmanteladas y los proyectiles sean retirados de la Isla.

EL DIA, SABADO, 27 DE OCTUBRE 62

El primer buque ruso que llegó a La Habana desde el momento del inicio del bloqueo norteamericano, informa la Agencia EFE desde Cayo Hueso, a fecha 26 de octubre, lo hizo a las cuatro y media de la madrugada de hoy, hora en la que atracó en el puerto habanero. Este barco fue interceptado por aviones norteamericanos pero le fue permitido seguir a Cuba, sin embargo en Washington se especula, en medios de prensa, por el hecho de haberse interceptado un segundo buque en ruta a Cuba y permita la continuación de su ruta. El mismo rotativo alude en la misma página a que dos destructores norteamericanos del bloqueo detuvieron a un mercante libanés, fletado por la URSS que se dirigía a Cuba. Identificado como "Maruela", procedía de Riga con cargamento variado y fue obligado a permanecer al pairo hasta nueva orden.

La reacción internacional es favorable en todo momento a las medidas adoptadas por el gobierno de los Estados Unidos. En España en sesión extraordinaria del Consejo de Ministros presidido por el General Franco, se examinó la coyuntura internacional y, en particular, la crisis producida por la intervención militar soviética en Cuba. Al mismo tiempo se ratifica su plena solidaridad con la acción llevada a cabo por las autoridades estadounidenses, como consecuencia de la postura permanente del gobierno español contra el comunismo internacional, enemigo de la paz y el orden. Por otra parte el gobierno alemán que preside Billy Brandt, también se halla dispuesto a fortalecer la posición del mundo libre, así como el gobierno italiano, según informa el citado rotativo. Sin embargo en la República Federal Alemana, según un corresponsal de PYRESA, las opiniones de los periódicos aparecen matizadas. Se aprecia el temor a que la previsible victoria norteamericana, aparezca con excesiva ostentación, y por consiguiente, la derrota de la URSS y de su mandatario Kruschef, resulten excesivamente humilladas. "Dado que las cuestiones de prestigio son fundamentales para el Gobierno de Moscú, el temor a reacciones imprevisibles en torno a la antigua capital alemana parece justificado".

No obstante, para el mismo día, viernes 26, parece que han comenzado las negociaciones sobre la crisis cubana y, por tanto, el Consejo de Seguridad aplaza indefinidamente el debate sobre el trascendental problema. El Secretario General de la ONU, aprovechando todas las oportunidades para disminuir la tensión mundial, inicia las reuniones con los representantes de Norteamérica, Rusia y Cuba. El anuncio señala que, hasta ahora, U. Thant tenía la intención de conferenciar con los delegados uno a uno, pero iniciará negociaciones con las tres partes más directamente interesadas con el problema, ante el Consejo de Seguridad, según ha declarado un portavoz del alto organismo. Los portavoces interesados se reunieron el despacho de U. Thant, según informa EFE dos subdelegados residentes norteamericanos, Yost y Plimpton, en ausencia del titular oficial que se encuentra en Washington. Más tarde, Adial Stevenson tiene convenida una entevisa personal con el Secreario General de la ONU, que asimismo ha convenido conferencias los representantes ruso y cubano, Zorin y García Incháustegui. Posteriormente se anunció que el jefe de la delegación soviética había visitado al Sr U. Thant a las 18, hora española, tres horas antes de su convenida reunión, sin facilitarse ninguna explicación al hecho. Más tarde, funcionarios autorizados de la Casa Blanca, anuncian a la prensa que no existen indicios para creer en una suavización de la tensión creada por la crisis de Cuba, negando así el criterio seguido en Europa Occidental de que la crisis estaba disminuyendo e incluso desapareciendo, como consecuencia de las conversaciones que se estaban celebrando en la sede de las Naciones Unidas, sobre la posibilidad de llegar a un acuerdo pacífico.

Se ha puesto de relieve a este respecto, según la citada agencia EFE, que la interrupción de los embarques soviéticos de armas ofensivas a Cuba constituyen tan sólo un problema entre los variados que hay planteados. Por que otros de los problemas igualmente graves a juicio de los informadores es la construcción de bases soviéticas de proyectiles dirigidos en Cuba y la firme determinación de los Estados Unidos a que esas bases sean desmanteladas y evacuadas.

El secretario de prensa de la Casa Blanca, Pierre Salinger, ha indicado a los periodistas que, al respecto, se conocerán otros acontecimientos noticiables en breve, sobre esta cuestión de las bases soviéticas en territorio cubano. No obstante, añadió "que la situación actual puede ser examinada a la luz del discurso que pronunció el lunes pasado el presidente Kennedy, basándose en que llegó a decir que si continuaban los preparativos militares ofensivos, incrementándose la amenaza al hemisferio, cualquier acción posterior estaría justificada". Contestando a una pregunta que le fue formulada por uno de los periodistas, Lincoln White, portavoz del departamento de Estado, empleo las mismas palabras que empleo Kennedy en su trascesdental discurso del pasado lunes. La pregunta se refería a la posibilidad de invasión a Cuba, y la contestación de White fue "que si persiste la amenaza, cualquier acción está justificada".

EL DIA

Sin embargo al cerrar la edición del día veintisiete de octubre, sábado, que se corresponde a noticias del día anterior en América, el rotativo tinerfeño publica la noticia de que en Cuba se continúa con gran rapidez la construcción de rampas de lanzamiento de proyectiles dirigidos soviéticos, según participa a EFE destacados funcionarios de la Casa Blanca.

Efectivamente, el embajador jefe de la misión norteamericana en la ONU, Stevenson, ha realizado un repentino viaje a Washington para celebrar urgentes consultas con el presidente Kennedy en relación con la entrevista que tendrá posteriormente con el Secretario General de la ONU. La visita le permite asistir a la diario reunión del Consejo de Seguridad Nacional, bajo la dirección personal de Kennedy, organismo que lleva reuniéndose todas las mañanas desde que se produjo la crisis de Cuba. Stevenson fue llamado por el Presidente que le pidió que se desplazara desde Nueva York para asistir a la toma de acuerdos de suma importancia en la comisión ejecutiva que tenía lugar en la mañana, y de los que Stevenson recibiría instrucciones concretas para las conversaciones a sostener con U. Thant, según declaraba el secretario de prensa de la Casa Blanca, Salinger.

DIARIO DE LAS PALMAS 26 DE OCTUBRE 62

No obstante, la Casa Blanca, anuncia que en Cuba "continúan las construcciones de rampas de lanzamientos de cohetes propulsados de fabricación y tecnología sovieticas". La declaración que ha sido hecha en nombre del presidente Kennedy, dice que "al parecer la actividad que se registra en los citados lugares se debe al deseo de finalizar el montaje de las instalaciones lo antes posible". La declaración no señala si los Estados Unidos proyectan actuar contra esa creciente actividad en las bases de lanzamientos detectadas, desde hace días, por los aviones de reconocimiento norteamericanos desde cielo cubano. Sin embargo la citada declaración añade "que no existe prueba alguna que indique la intención de desmantelar o interrumpir el trabajo en esas instalaciones". Agrega que "por el contrario, los soviéticos continúan construyendo rápidamente las citadas instalaciones...". Parece ser que algunos de los proyectiles dirigidos que se encontraban al aire libre han sido movidos de los lugares que ocupaban y se encuentran ocultos bajo lonas o tiendas, de los cuales salen cables de conducción que llegan hasta los generadores instalados en las proximidades.

EL DÍA 27 OCTUBRE 62

La prensa editada en Estados Unidos, utilizando datos directos y fidedignos, a través de organizaciones y personalidades de la propia Cuba, ha publicado un minucioso informe sobre la presencia en Cuba de tropas y material bélico procedente de distintos países del bloque comunista. En dicho informe, ampliamente divultado a la prensa mundial, se describen los pasajes más significativos de los continuos desembarcos de tropas y material soviético desde el pasado mes de julio, así como la construcción de las bases de lanzamiento de cohetes dirigidos en suelo cubano, hechos que una vez contrastados contribuyeron a conformar los términos de la declaración del Presidente Kennedy, ante la televisión. En la referida publicación se describen los dias en que tuvieron lugar los desembarcos y puertos cubanos por donde se efectuaban. Entre los días 27 de julio y primera quincena de agosto, tuvieron lugar desembarcos por los puertos de Mariel, Cabañas, de la Coloma, pero especialmente por el propio puerto de La Habana, donde se calcula en 4000 el número de hombres desembarcados desde cinco buques rusos. Pero además, como ha quedado dicho, los buques junto a la tropa transportaban numeroso armamento bélico, siendo desembarcados, como de costumbre por personal soviético y que para facilitar la tarea en la bahía habanera se había dragado el río Canimar. Indica el informe que cuatro de estos barcos transportaban remolques y tanques de gran tamaño que contenían combustible de alta potencia explosiva para uso de cohetes. Parte de la tropa desembarcada se encuentra instalada en un campamento situado entre las zonas de Canimar y Camarioca del distrito habanero, declaradas zonas militares y para lugar posible de instalación de bases de cohetes, por ser la más próxima a territorio de los Estados Unidos, donde se encuentra localizado variado equipo bélico. Añade el citado informe que poco antes del 9 de agosto fue visto en el puerto de Casilda, situado en la costa sur de la entonces provincia? de Las Villas, un barco ruso de gran calado y del que se descargaron implementos militares, donde a pesar de hallarse prohibido el acceso custodiado por tanques de guerra, informaciones fidedignas manifestaron que el día cinco de agosto, aproximadamente, desembarcaron cerca de 2000 hombres. Con posterioridad y por el mismo puerto arribaron cuatro barcos más, uno de ellos de transporte, llamado "Hortensia", de donde desembarcaron 800 hombres más, 300 de los cuales quedaron acuartelados en un campamento de Casilda al que no tiene acceso nadie que no sea soviético. Entre otras cosas fue desembarcada una caja grande de plomo, herméticamente cerradas que al ser trasladada por carretera, el vehículo que la portaba dejaba un gran surco en el piso debido al gran peso de la caja de plomo, cuyo contenido podía ser material bélico sofisticado. Por el puerto de Nícaro en el Oriente cubano, posiblemente el día once de agosto, se procedió al desembarco de gran número de soldados y oficiales soviéticos, que se instalaron en Banés o Mayarí hasta donde llegaron una vez que no fueran vistos, para lo que se suspendió la corriente eléctrica por los pueblos que atravesaron.

Estos acontecimientos, conocidos en amplios círculos de la prensa del momento, constituyen titulares para muchas editoriales como que Cuba es el arsenal del comunismo en América.

Asegura, el citado informe que publicó la prensa, que una vez completados los desembarcos de soldados en la zona occidental y central de Cuba, estos fueron distribuidos por nacionalidades con arreglo a la siguiente forma: Ejército del Centro, constituidos por argelinos, rusos, hungaros y checos y Ejército de Isla de Pinos por africanos, bajo el mando del comandante Willian Gálvez del Ejército Revolucionario Cubano.

Otros informes aseguran que las grandes bases para cohetes no estarán terminadas antes de sesenta días-el presente informe fue redactado el día 23 de agosto-, y que en dicho momento será anunciada oficialmente la adhesión de Cuba al Pacto de Varsovia, ya firmado por el ministro de las Fuerzas Armadas Cubanas, Raúl Castro, en su último viaje a la Unión Soviética.

DIARIO DE LAS PALMAS 26 OCTUBRE 62

Estos hechos, que en Cuba son del dominio público, se realizan al amparo de la dictadura totalitaria puesta al servicio de las potencias del bloque soviético y de la China comunista, para constituir una intervención y un peligro inminente para la paz y la seguridad de occidente. Es manifiesta, por tanto, la violación del tratado interamericano de Asistencia Recíproca, firmado en Río de Janeiro en 1947, así como el artículo 6 de la Carta de la Organización de Estados Americanos (Bogotá, 1946), y especialmente en sus artículos 4 y 25. Es vulnerado, igualmente, la Declaración de la VII Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores de San José de Costa Rica (1960) y las Resoluciones I y II de la VIII Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores, celebrada en Punta del Este, Uruguay, en 1962. Por todo ello es aplicable a Cuba las sanciones previstas en los artículos 6 y 8 del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, el artículo 30 de la Carta dela Organización de los Estados Americanos y la Resolución de la VIII Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores.

EL DIA 27 DE OCTUBRE 62

Para el mismo día veintiséis o veintisiete de octubre, los Estados Americanos (OEA) han propuesto, a través de una carta dirigida al Secretario General de las Naciones Unidas, la suspensión de los envíos de armas a Cuba por parte de la URSS, y el levantamiento de la "cuarentena" norteamericana sobre los mares de la isla antillana, bajo los auspicios de la propia ONU. Los representantes de los 12 esstados de la OEA han aprobado su apoyo a U. Thant por su esfuerzo para resolver la grave crisis.

Entre tanto crece la especulación sobre si el Consejo de Seguridad se reunirá con la máxima urgencia o esperará a que fructifiquen las conversaciones informales que mantiene el Secretario General con los representantes de los tres países en discordia.

En consecuencia, según se anuncia en la propia sede, el propio U. Than, personalmente, ha dirigido un llamamiento al jefe del Gobierno soviético Nikita Kruschef, para que no permita que los buques soviéticos desafíen el bloqueo norteamericano de Cuba y así evitar un encuentro que agrave aún más situación actual. En estas circunstancias, dice el llamamiento: "espero que su Excelencia pueda hallar el medio de dar instrucciones a los buques soviéticos que se dirijan a Cuba para que se mantengan alejados de la zona de interceptación, solamente durante un cierto tiempo, en orden a permitir la discusión de las modalidades de un posible acuerdo que pueda arreglar pacíficamente el problema, de acuerdo con la carta de las Naciones Unidas". A este mensaje Kruschef ha contestado "que accede a la solicitud y que ha ordenado a los patrones de los buques soviéticos cuyo destino es Cuba que se mantengan fuera de la zona de interceptación, pero en un movimiento puramente temporal".

El mensaje de U. Thant, despachado a Kruschef la pasada noche por medio del delegado soviético en la ONU, Valerian Zorin, dice que: "como continuación de mi mensaje de ayer y mi declaración ante el Consejo de Seguridad quisiera llamar la atención de V.E. hacia la grave preocupación que me embarga de que los buques soviéticos que navegan camino de Cuba intenten desafiar la cuarentena puesta por los Estados Unidos y producir un encuentro en el mar entre los mercantes soviéticos y las unidades navales norteamericanas, que podría producir una agravación de la situación. Lo que más me preocupa es que tal encuentro y la consecuente agravación de la situación puedan destruir cualquier posibilidad de conversaciones como las sugeridas popr mí, como preludio a las negociaciones parfa dun arreglo pacífico de la situación". Según informa el mismo rotativo, U. Thant, al mismo tiempo ha enviado un mensaje al presidente Kennedy, cuyo contenido se desconoce por el momento. Sin embargo, en su contestación al Secretario General de la ONU, Kruschef dice que el periodo de duración de la orden que ha dado a los buques soviéticos no puede ser, en ninguna circunstancia, de larga duración.

Aclara en su respuesta que: "si se produce cualquier conflicto acerca de la entrada en puertos cubanos, y esto puede ser inevitable como resultado de las actividades de piratería adoptadas por los Estados Unidos, complicaría gravemente las posibilidades de iniciar contactos en orden a poner fin, sobre una base de negociación, a la crítica situación en la que se encuentra ahora el mundo, debido a la agresiva actuación de los Estados Unidos". Por otra parte, el presidente Kennedy, contestando al mensaje que le ha dirigido U. Thant, dice que: " si el gobierno soviético acepta la solicitud de usted de que los buques rusos se mantengan alejados de la zona de interceptación durante el tiempo requerido para las conversaciones preliminares, le deseo asegurar que este Gobierno aceptará su solicitud de que nuestros buques situados en el Caribe hagan lo posible para evitar el encuentro directo con barcos soviéticos durante los próximos días, con objeto de reducir al mínimo el riesgo de un incidente". No obstante, Kennedy añade que " debo informa a usted, que es esta una cuestión de gran urgencia, en vista del hecho de que algunos buques soviéticos continúan dirigiéndose hacia Cuba y hacia la zona del bloqueo.

Comparto su esperanza de que el presidente del Consejo de ministros soviético, señor Kruschef haya aceptado también su llamamiento y que podamos proceder urgentemente a cumplir los requerimientos de que sean retirados los sistemas ofensivos militares en Cuba, en orden a poner fin a la amenaza de paz que constituye. Debo informar a usted que el trabajo en esas instalaciones militares no se ha interrumpido, sino, por el contrario, acelerado". La respuesta de Kennedy le fue entregada a U. Thant por el embajador norteamericano en la ONU, Adial Stevenson, y la respusta de Kruschef ha llegado, al parecer, directamente desde Moscú.

Por otra parte, según noticias de la agencia EFE, desde Estocolmo, se dice que el Gobierno soviético ha prohibido a los diplomáticos occidentales en Moscú, que viajen por la Unión Soviética fuera del radio de la capital, cuya prohibición tiene lugar desde el pasado martes en que tuvo lugar el inicio de la cuarentena en torno a Cuba. Varios diplomáticos que se encontraban fuera de la capital enviaron mensajes al Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, solicitando medios para regresar, que les fueron facilitados por funcionarios del citado ministerio. Aún se desconoce si la medida se aplica sólo a las misiones diplomáticas occidentales o si se extenderá a los países neutrales y procomunistas. Sin embargo, pocas horas después, parece que las autoridades rusas han levantado parcialmente las restricciones que pesaban sobre los diplomáticos occidentales en Moscú para sus desplazamientos, según fuentes allegadas a la Embajada inglesa en la capital soviética y de lo que se hace eco la prensa inglesa.

Desde Moscú, en noticias que recoge EFE, se informa de la orden suprema del Kremlink?, por la que se dispone que todo el personal militar soviético no recibirá permiso temporal hasta que el bloqueo a Cuba sea levantado, según fuentes procedentes de círculos militares. La URSS ha cancelado todos los permisos militares desde el pasado día veintitrés, fecha en que se anunció la "cuarentena" norteamericana.

Ela misma página, el periódico santacrucero de Tenerife, informa en noticia fechada a 27 de octubre en La Habana, que el comandante Raúl Castro, viceprimer ministro cubano y comandante en jefe de las fuerzas armadas cubanas, ha declarado al periódico "Revolución" que "nadie puede dudar que si Cuba es atacada, se desencadenaría la tercera guerra mundial.

Para el domingo la prensa en casi unánime en la interpretación de los acontecimientos. Desde Washington, con carácter ded urgente, la agencia EFE, informa que el presidente Kennedy ha recibido el último mensaje que le ha dirigido el jefe del Gobierno ruso, Kruschef, según se anuncia desde la misma Casa Blanca. El ofrecimiento formulado por el mandatario ruso para retirar las bases soviéticas en Cuba, a cambio de que Estados Unidos desmantelen las suyas en Turkia, no ha sido recibido, al parecer, por el presidente norteamericano, que no se encontraba en su despacho a las nueve de la mañana de hoy, domingo 27 de octubre. En próxima reunión con el grupo estratégico especial para asuntos importantes, se espera que continuará las sesiones de trabajo en relación con la crisis cubana, pero antes convocará una reunión especial de gobernadores de la comisión de defensa civil, para celebrar un cambio de impresiones a puerta cerrada.

EL DIA DOMINGO 28 OCTUBRE 62

Se sabe que Kruschef también ha enviado un breve mensaje al Secretario General de las Naciones Unidas, en el que le informa que para "ayudarme en su esfuerzo de mediación, el Gobierno soviético ha hecho ciertas proposiciones al presidente norteamericano y acompañando al mensaje una copia del mensaje eviado a Kennedy". Sin embargo, desde la Casa Blanca se manifiesta que las bases de proyectiles balístiscos soviéticos en Cuba deben ser desmanteladas y puestas en condiciones de no funcionar, condicion esencial para que los Estados Unidos tomen en consideración cualquier propuesta por parte de la Unión Soviética. Es la reacción ded la Casa Blanca a la declaración de la agencia TASS, que decía que Kruschef había propuesto una retirada mutua de las bases y proyectiles teledirigidos soviéticos en Cuba, a cambio de una acción similar de Estados Unidos respecto a las instaladas en Turkía. Es la posición de Kennedy para que se tomen en consideración urgente los preliminares de cualquier propuesta, los trabajos de las bases cubanas deben cesar, las armas ofensivas deben ser puestas en condiciones de no operar y los sucesivos embarques de armas ofensivas a Cuba deben cesar igualmente Todo ello bajo una efectiva verificación internacional, según palabras textuales del propio Kennedy.

Sin embargo, desde Miami, se informa con carácter de urgente, que han entrado en acción baterías antiaéreas cubanas contra aviones de guerra no identificados, que han volado sobre la zona oeste de Cuba La prensa del martes, día 30 de octubre, ya informa en grandes titulares a primera página: "Kruschef ha sido derrotado en la crisis cubana, quien ante la firme actitud de los Estados Unidos ha dispuesto el desmantelamiento de las bases de proyectiles en Cuba", puesto que Kennedy ha reiterado en la respuesta a Kruschef que la primera medida que ha de adoptarse es la de hacer que cese el trabajo en las instalaciones de proyectiles dirigidos ofensivos en Cuba y que tales sistemas y armas "sean inutilizadas bajo supervisión efectiva de las Naciones Unidas". En caso de que se lleve a cabo esto rápidamente, he dado instrucciones a mis representantes en Nueva York-añade Kennedy-,que le permitirán comenzar a trabajar este fín de semana, en cooperación con el Secretario General de la ONU, en la consecución de un acuerdo parfa una solución permanente de la crisis cubana, de acuerdo con las indicaciones sugeridas en su carta del pasado 26 de octubre.

Tras subrayar las propuestas del dirigente soviético, Kennedy dice que no existe razón alguna por la que los Estados Unidos y la URSS no puedan completar los acuerdos propuestos y anunciados al mundo dentro de un par de días. Añade que el efecto de tal acuerdo de relajación de las tensiones mundiales "nos permitirá trabajar a favor de un acuerdo más general referente a otros armamentos", como se propone en su segunda carta que ha sido publicada. Antes de concluir el presidente vuelve a recalcar que " el primer ingrediente es el cese del trabajo en las instalaciones de proyectiles dirigidos que se están montando en Cuba y la puesta en marcha de medidas tendentes a inutilizar exos proyectos, bajo efectivas garantías internacionales".

Esta comunicación de Kennedy fue entregada en mano en la Embajada soviética por funcionarios de la Casa Blanca, y los portavoces oficiales informan que la misma da contestación a los mensajes enviados por el jefe del Gobierno soviético durante las pasadas 24 horas. Respecto a la exigencia soviética que propone una retirada de cohetes norteamericanos de la OTAN instalados en Turkía a cambio del desmantelamiento de las bases soviéticas en Cuba, se señala que un acuerdo y un arreglo de la cuestión cubana permitirán a los Estados Unidos y a la Unión Soviética trabajar juntos para llegar a la extensión del acuerdo a otros armamentos, si bien los Estados Unidos considera que los proyectiles instalados en la península de Anatolia son de naturaleza puramente defensiva, y por tanto no puede hablarse ni condicionarse la retirada de las bases deproyectiles dirigidos que EE.UU, tiene montados en Turkía, más no se aclara nada más a este respecto.

EL DÍA, MARTES 30 DE OCTUBRE 62.

Sin embargo, Fidel Castro también se dirige a las Naciones Unidas y a su Secretario General, al que envía una urgente carta. En la misma se avisa que "el Gobierno cubano estará preparado a aceptar los compromisos que usted solicita como esfuerzos requeridos a favor de la paz, siempre que al mismo tiempo el Gobierno de los Estados Unidos desista en sus amenazas y acciones agresivas contra Cuba, incluyendo el bloquo naval de nuestro país". Añade que "al mismo tiempo deseo expresarle nuestra disposición a considerar atentamente cualquiera sugerencia que se pueda presentar. Si usted lo considera útil a la causa de la paz, nuestro Gobierno tendría sumo gusto en recibirle en nuestro país como secretario general de las Naciones Unidas, con vistas a dirigir las discusiones acerca de la presente crisis, promovida esta invitación por nuestro deseo y común propósito de librar a la humanidad de los peligros de una guerra. Un absoluto respeto a la reserva de la soberanía de Cuba es el pre-requisito especial para contribuir con la mayor sinceridad y buenos deseos a la solución del presente problema, y aunando sus fuerzas a las de aquellos pueblos que luchan para salvar la paz en este dramático momento de la vida de la humanidad. Cuba hará cuanto se pida de ella, exepto resignarse a ser víctima y renunciar a los derechos a que es acreedor cada estado soberano".

Para las mismas horas continúan los mensajes cruzados entre Kennedy y Kruschef, según informa radio Moscú y que la agencia TASS, difunde para todo el mundo, en noticias aclaratorias de los intercambios habidos entre ambos supremos mandatarios. La citada agencia toma las declaraciones de Kruschef y dice que "el Gobierno soviético ha ordenado el desmantelamiento de las bases de proyectiles en Cuba y el retorno del material a la URSS". En manifestaciones de Kruschef se añade que una vez más el Gobierno soviético renuncia claramente a sus armas de tipo ofensivo y que no aceptará las seguridades de Kennedy de que los Estados Unidos no invadirán nunca a isla de Cuba. Además, puntualizó, que la tarea de desmantelar las bases puede realizarse bajo una supervisión, posiblemente de las Naciones Unidas, e indicó que ha tomado esta decisión por que respeta y tiene confianza en lo que el presidente Kennedy dice en la carta del pasado día veintiséis de octubre de que no cometerá agresión alguna contra Cuba. Añade, según la agencia TASS que recoge EFE, que "las órdenes de desmantelamiento servirán para crear las condiciones necesarias para liquidar la crisis que se había producido".

EL DÍA

El mandatario soviético hace constar que aunque la Unión Soviética retira su material de Cuba, asegura Rusia sigue estando y ayudando a los cubanos, e indica que un a vez dado el primer paso para un entendimiento, deben cesar todas las provocaciones con el fin de no perturbar el camino hacia la paz". Inmediatamente después, el presidente Kennedy responde al mensaje del Gobierno soviético, en una atmósfera de desconfianza ante las promesas de Kruschef respecto a Cuba, cuyo texto será publicado esta noche, 29 de octubre, por la Casa Blanca, si bien hace saber al primer ministro soviético su congratulación por las medidas que adoptará su Gobierno respecto a la crisis cubana.

Dirigentes políticos y periódicos de todo el mundo expresan hoy enorme satisfacción por lo que parece la conclusión de la crisis cubana. Sin embargo, tomando referencia de declaraciones de dirigentes de la Alemania Occidental, la prensa alemana se hace eco y advierte en sus editordiales que Kruschef puede ahora tratar de presionar a las potencias occidentales del llamado mundo libre, a través de otros puntos del globo, especialmente en Alemania.

La propia Unión Soviética a través de TASS ha lanzado una campaña de propaganda encaminada a presentar a Nikita Kruschef como un paladín de la paz, en lugar de un derrotado en la crisis cubana.

"Pravda", el órgano informativo del partido comunista soviético, afirma que la nueva medida pacífica de Kruschef ha encontrado una calurosa acogida en los corazones de millones de personas. Advierte después el periódico que tal deseo de paz no debe ser interpretado como un signo de debilidad. Como era de esperar, el mensaje de Kruschef a Kennedy, accediendo a retirar los proyectiles soviéticos en Cuba, aparece en todas las páginas de todos los diarios de Moscú, juntamente con el mensaje del presidente norteamericano emitido por televisión el pasado día veintisiete del mes actual, asegurando que, con ello, Cuba no será invadida. El diario "Pravda" intenta también destacar ante el mundo la declaración del primer mandatario del partido cubano, Fidel Castro, pidiendo la evacuación de la base norteamericana de Guantánamo, cuya petición formulará, igualmente, al propio Secretario General de la ONU, en su previsible vista a Cuba en breve. Sin embargo, un portavoz autorizado del Gobierno de los Estados Unidos, Lincoln White, replicó inmediatamente indicando que "nuestros derechos, por tratado, en la base naval de Guantánamo, están claros. Y por lo tanto nuestra posición allí no tiene por que cambiar". Fidel Castro en una de las cinco peticiones de paz por cuenta propia, figuraba la retirada de los Estados Unidos de la citada base, si bien, funcionarios norteamericanos han expresado que en el tratado ruso-americano, acordado para resolver la crisis, n o aparece cláusula alguna sobre Guantánamo.

No obstante, existe magnífica voluntad diplomática a todos los niveles, incluso desde el Gobierno de Cuba, que dispone la visita personal al Secretario General, U. Thant, del delegado cubano en la ONU, Incháustegui, para que haga entrega de una nota sobre el parecer de la lista del personal que acompañará al representante de la ONU en su viaje a Cuba.

Fidel Castro y su gobierno que se ven perjudicados por las medidas que se toman, trasnmite un comunicado por radio La Habana, que dice: "el Gobierno revolucionario considerará que no existen las garantías contra una agresión ofrecidas por el presidente Kennedy, mientras no se cumplan una serie de puntos tales como la eliminación de las presiones económicas contra Cuba, desde diversas partes del mundo; Que cesen los actos subversivos, de sabotaje y el envío de armas, por aire y por mar a los elementos contra-revolucionarios, y sobre todo la indispensable devolución de la base naval de Guantánamo, desde la cual seguirá existiendo peligro de invasión a Cuba".

A pesar de todo los Estados Unidos mantienen su vigilancia aérea sobre la isla caribeña, parfa comprobar si el jefe del Gobierno soviético, Nikita Kruschef, cumple su promesa de desmantelar las bases de proyectiles, tal como ha prometido públicamente. No obstante, desde la zona del Canal de Panamá, se informa que el buque mercante soviético "Emilian Pugachef", retenido por el bloqueo y cuyo destino es Cuba transportando maderas y conservas, se le permitirá continuar y llegará al extremo occidental del canal el día dos de noviembre próximo, fecha en la que seguirá su ruta hacia Cuba. Será el primer buque soviético que haga uso del canal, controlado por Estados Unidos desde el pasado mes de abril.

En noticia de última hora que recoge el perico santacrucero "El Día", fechada en Washington a 29 de abril, se dice que el presidente Kennedy ha creado un "nuevo comité de coordinación". Se integraba por algunos funcionarios de distintos departamentos, con la misión de intervenir en las discusiones con los representantes de la URSS y de las Naciones Unidas para liquidar la crisis cubana. Jun Mc. Clay, asesor especial para asuntos cubanos del delegado norteamericano ante la ONU, ha sido nombrado presidente del referido comité, que dedicará una gran atención al problema así como a la conclusión derivada de la crisis cubana. Es lógica la política previa a seguir toda vez que ha salido de Moscú hacia Nueva York el subsecretario de Asuntos Exteriores soviético, Vasily Kusnetsof, enviado por su Gobierno para encargarse del final de las negociaciones con la ONU, previa entrevista con su Secretario General, U. Thant.

El secretario de prensa, Salinger, ha revelado que el comité deberá determinar, cuál va a ser el funcionamiento para la inminente reunión con el representante soviético, para llevar a cabo las negociaciones anunciadas.

EL DÍA 30 OCTUBRE 62.

El mismo rotativo, desde Madrid, nos informa que la Embajada de la República de Cuba en la capital de España ha hecho entrega a los periodistas de una declaración, en la que, entre otras cosas, dice que el Gobierno norteamericano, mucho antes de declararse el Estado socialista actual de Cuba, ha estado realizando acusaciones constantes contra el gobierno revolucionario cubano. Ahora rubrican esa cadena de agresiones ordenando el bloqueo naval de la isla. Más adelante, añade que Cuba jamás se ha armado para agredir a otra nación o para imponer o exportar los principios ideológicos que son su razón de ser, para añadir que "Cuba ha expresado en todo momento, inclusive en los actuales, su interés a favor de todas las actividades, gestiones, acciones y acuerdos que favorezcan la consecución de la paz. Termina diciendo la declaración, que reiteramos las palabras de nuestros dirigentes que tienen plena vigencia en el momento presente, y esperamos que todos los Gobiernos del mundo, amantes de la paz, acojan este planteamiento nuestro y le brinden la ayuda que merece una causa santa como la causa de la paz".

La difícil situación de los días precedentes en torno a lo que vendrá en llamarse "crisis de los mísiles", torna a encausarse con visos definitivos hacia la distensión. La prensa mundial, para el día treinta y uno de octubre, así lo refleja en muchos dad sus titulares. El premier británico Mac Millan, en el parlamento de su país, habla de la situación internacional durante las horas precedentes considerando que el mundo ha estado muy próximo a un fatal desenlace, si los norteamericanos hubieran retrocedido tras anunciar su posición de bloqueo y medidas consiguientes en torno a la crisis de Cuba.

EL DÍA 1 DE NOVIEMBRE 62

La diplomacia y los principales protagonistas del grave incidente se ponen de acuerdo para resolver la situación cuanto antes. La prensa de las islas anuncia la inminente llegada a La Habana del viceprimer ministro soviético, Anastas Mikoyan, según se asegura insistentemente en Moscú. Los observadores occidentales comentan que la visita puede constituir el indicio de que el Gobierno ruso se propone continuar apoyando el régimen de Castro, pese a la anunciada retirada de territorio cubano de todas las armas consideradas ofensivas por los Estados Unidos.

Así observamos como la Embajada norteamericana en la capital soviética anuncia haber presentado una protesta cerca de las autoridades rusas contra las manifestaciones que tuvieron lugar la pasada semana ante el edificio de la sede diplomática norteamericana. Estaba motivadol por la cuestión de Cuba protestando, además, por la inactividad y lenidad de las autoridades responsables del mantenimiento del orden público, por no tomar las medidas adecuadas para protección del personal de la representación y el inmueble de la Embajada.

En la misma página del mismo rotativo, aparece la información sobre la ya anunciada visita del Secretario General de la ONU a La Habana. Llegó al palacio presidencial para entrevistarse con el mandatario cubano, Fidel Castro, en una segunda serie de conversaciones con dirigentes cubanos, sobre el desmantelamiento y retirada de las bases rusas de proyectiles dirigidos. Más tarde una vez celebrada la reunión, la prensa informará que la entrevista con Fidel Castro ha sido totalmente secreta, hasta el punto que los corresponsales de prensa occidentales intentan ponerse en contacto con algún representante de la ONU. Si bien se conoce que en la primera reunión entre U. Than y Castro, no se llegó a ningún acuerdo, por lo que las calles de la Habana aparecen llenas de carteles con la leyenda "Montemos guardia, conquistaremos y a las armas". Según se conoce hasta ahora se tiene entendido que no ha habido contactos oficiales entre los funcionarios cubanos y soviéticos desde que Nikita Kruschef acordó retirar los proyectiles dirigidos instalados en Cuba. Al mismo tiempo se informa que el presidente norteamericano Kennedy, se reunirá hoy, día 31 octubre, con el general Whecles, jefe del Estado Mayor del Ejército, y con otros destacados altos mandos, para discutir asuntos relacionados con la susodicha crisis cubana.

El Secretario General de la ONU, una vez finalizadas sus conversaciones reconciliatorias sostenidas en La Habana, secretamente, con Fidel Castro. U.Thant pensaba salir de la capital cubana a las cuatro de la tarde, del mismo día treinta y uno, y anunciándose que las conversaciones sostenidas con Fidel Castro, continuarán en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York. No obstante se ha informado por telefono a la prensa desde La Habana que había habido un acuerdo general sobre la participación de la ONU en el arreglo del problema. En otro boletín telefónico se señala que " U. Thant, ya en la sede internacional, se reunirá en breve con el presidente cubano Osvaldo Dorticós y otros altos cargos representativos del Gobierno cubano. La reunión, que tuvo lugar en la mañana de hoy, día uno de noviembre, se desarrolló en una atmósfera cordial. Todos los asuntos especificados en la carta de U. Thant en la que aceptaba la invitación de Castro de visitar Cuba fueron tratados. Las discusiones entre el Secretario General y el Gobierno cubano continujarán con el fin de conseguir un arreglo pacífico del problema.

EL DÍA UNO DE NOVIEMBRE DEL 62.

Nada más lejos de la realidad puesto que los rotativos occidentales, anuncian para el día siguiente, dos de noviembre, que después de la suspensión parcial del bloqueo estadounidense a Cuba, éste se reanuda al no haberse llegado a un cuerdo inmediato para el desmantelamiento de las bases soviéticas en la isla. Los aviones de reconocimiento norteamericanos, acompañados por cazas a reacción, han sobrevolado la isla, no registrándose ningún incidente. El Secretario General de la ONU ha tenido que reconsiderar la situación tras la reciente invitación de Fidel Castro para visitar la Habana. El grupo de técnicos que le acomparaban para constituir el bloque de los observadores internacionales que, en cumplimiento de los acuerdos entre Kennedy y Kruschef, deberían supervisar el desmantelamiento de los cohetes han sido desautorizados por el mandatario cubano. Sin embargo, junto a este desacuerdo con Fidel Castro, U. Thant ha confirmado plenamente que las armas ofensivas instaladas en suelo cubano, serán inutilizadas en breve, aspecto que satisface a los mandatarios norteamericanos como consecuencia del cumplimiento de lo acordado. De todas formas Washington prefiere confiar a sus aparatos de reconocimiento U-2 la misión de cerciorarse de la desaparición de los cohetes rusos y de las rampas de lanzamiento.

EL DÍA 2 DE NOVIEMBRE 62.

El día anterior el viceprimer ministro soviético, Anastas Miloyan, en su viaje a La Habana hace escala en Nueva York, donde se reune con funcionarios soviéticos. Al parecer su misión en Cuba es la de iniciar la "recuperación del pretigio de Fidel Castro" y la satisfacción a las demandas cubanas dentro de las conversaciones existentes entre Moscú y Washington para dar una solución a la crisis de los misiles. En Nueva York se entevista con U.Thant o con funcionarios de la ONU.

EL DIA 1 DE NOVIEMBRE 62

, y llegará a la Habana dos días después. En sus conversaciones con Fidel Castro afirmará "el apoyo del Gobierno soviético al pueblo cubano, y que desea ser un soldado más de la revolución cubana", según recoge el rotativo cubano "Hoy". Dice igualmente el periódico castrista que Mikoyan ha dicho: " Quiero expresar no solo mi propia satisfacción por estar de nuevo en Cuba, sino también que me encuentro con mis queridos amigos y camaradas cubanos, con quienes comencé a tener amistad hace ya varios años", palabras que pronunció ante Fidel Castro, su hermano Raúl, Ernesto Guevara y el ministro de Relaciones Exteriores de la Cuba socialista, Raúl Rosa. EL DIA 4 DE NOVIEMBRE 62. Sin embargo, el máximo mandatario cubano se queja de que la URSS acordó la retirada de las bases en la isla sin consultarle. Cabe indicar que el presidente Kennedy no acaba de dar una garantía de no agredir la isla antillana, tal como aún estaba previsto quince días antes de la movilización de las fuerzas militares, para que tal gesto no fuera interpretado como signo de debilidad.

EL DÍA 2 DE NOVIEMBRE DE 62.

Según la agencia PYRESA, para el periódico tinerfeño mencionado, todo el mundo considera ahora tener la convicción de imponer sus condiciones al adversario, lo mismo al oeste que al este del telón de acero. Tan solo los exiliados cubanos establecidos en los Estados Unidos parecen discrepar con la victoria alcanzada por una guerra que no fue. Según ellos el presidente Kennedy hubiera debido intervenir directamente "para liberar al pueblo cubano de Castro", por el contrario todo indica que los Estados Unidos han aceptado la coexistencia con el régimen comunista de Cuba. El hecho es que el derrocamiento de Castro fue el objetivo principal de la operación, añaden. Dicho objetivo no fue oficialmente proclamado y que cuando no se quiere o no se puede aceptar públicamente determinados objetivos no alcanzados, siempre se corre el riesgo de tener que interrumpir las operaciones bélicas una vez que los objetivos proclamados han sido alcanzados, so pena de duplicidad y belicismo. Esta vez el objetivo proclamado por el presidente Kennedy, fue, fundamentalmente, la eliminación de territorio cubano de las baterías de cohetes de medio alcance rusos, considerados como armas ofensivas. Cuando Kennedy aceptó esta condición, la fatídica rueda de la guerra topó con un obstáculo de paz, que como se ha visto, bastó para detenerla.

Añade la crónica de PYRESA para el periódico "El Día", que lo bueno de las guerras que no tienen lugar, amen de evitar la destrucción de vidas y bienes, constituyen vano o inútil sacrificio, si no se consigue la erradicación del problema objeto de su inicio. Y lo bueno de las paces basadas en las guerras que no fueron es que cada cual tiene la impresión de que el otro capituló. Los americanos subrayan ahora con legítima satisfacción que Kruschef ha tenido que aceptar las condiciones de Kennedy, quien estimuló la inutilización inmediata, bajo control internacional, de los cohetes ofensivos montados en Cuba, antes de la cancelación de las medidas de bloqueo y de vigilancia impuestas por decisión personal del Presidente norteamericano. Los rusos por su parte, no menos complacidos en que Kennedy aceptó las condiciones de Kruschef en el sentido de que la integridad de Cuba tendría que ser respetada tanto por los Estados Unidos como por las Repúblicas hispanoamericanas. La verdad parece ser según indica el periodista del "New York Herald Tribune", Joseph Alsop, que si los Estados Unidos hubieran realmente decidido incluir la destrucción del régimen de Castro en sus objetivos militares. Esa guerra que no fue posible y hubiera podido tranformarse en terrible realidad, pero también en un panorama poco atractivo donde las muchas y graves fricciones que hoy hacen peligrar la paz mundial, podrían quedar eventualmente eliminadas en torno a tibias mesas de negociaciones y no en los campos de las batallas. Más oportuna que nunca es la visista a Washington del canciller de la Alemania federal Adenauer, de hecho el problema central se centra en este país y en torno al problema de la antigua capital: Berlín.

Por ello, con gran interés se han registrado en los ambientes oficiales americanos la reacción de los amigos y aliados durante la grave crisis de la semana pasada. Con satisfacción comprueban como la mayoría de los Gobiernos occidenales decidieron respaldar las medidas adoptadas para hacer frente a la crisis de Cuba y constataron con frio realismo el deseo de estos gobiernos amigos para evitar un conflicto general que hubiera podido arrastrarles a la catástrofe. Incluso en la NATO se dio a entender que proteger a Estados Unidos de mísiles en Cuba era una cosa, desterrar el régimen cubano para su agrado, pero en pugna con la URSS, era otra más difícil de llevar a cabo para esa pretendida estabilidad mundial. Todo esto parece confirmar que de hecho la victoria diplomática conseguida ha sido sencillamente el éxito de una hábil política por parte de los Estados Unidos con el apoyo de sus aliados. En cuanto al edificio de la paz que ahora se pretende edificar, todo indica que las infraestructuras son lo suficiente sólidas como para que puedan caber los muchos proyectos. El Secretario General de las Naciones Unidas, por fin supera la crisis con su prestigio y autoridad extraordinariamente afianzadas y sin duda-los rusos lo saben-una troika recíprocamente neutralizadora no hubiera logrado actuar con la misma rapidez sangre fría y decisión en el tranquilo pero enérgico responsable de la ONU, Sr. U.Thant.

Pasado el peligro de un inminente enfrentamiento mundial por la crisis de Cuba, los periódicos hacen todo tipo de cábalas, para analizar unos hechos que tuvieron a la opinión pública en el cúlmen del máximo interés. Los acontecimientos del Caribe con unos mísiles balísticos instalados en las puertas de la Casa Blanca, constituyen la base para una serie de crónicas periodísticas publicadas a posteriori. El periodista hispano Ramiro de la Orden nos ilustra con una serie de conclusiones que se publican en el rotativo tinerfeño el día uno de noviembre y siguientes. Considera, en torno a los hechos, que, evidentemente, al cabo de seis años el mundo ha vuelto a encontrarse al borde de la guerra, por que coincide con otros hechos, el levantamiento popular en Hungría en el que incluso coincide el mes en que tendrá lugar la crisis de Cuba. La Unión Soviética, por orden de su mandatario Kruschef, bombardeará con sus misiles el territorio de los Estados Unidos, si el Gobierno de Washington se decide a intervenir militarmente en Cuba. Esto se mantenía en el Kremlin y en la organización comunista en julio de 1960. Kruschef añadía que por entonces disponía de misiles capaces de alcanzar objetivos situados a 30 mil kilómetros de sus bases de lanzamientos.

Hoy, persisten dos escenarios críticos, más separados geográficamente si cabe. En las estribaciones del Himalaya se enfrentan las tropas de dos países demográficamente muy poblados: China e India. El termómetro de la guerra fría también se sitúa peligrosamente en el Caribe. Sobre todo después de haberse reunido con el Consejo de Seguridad, el presidente norteamericano, Kennedy, ordenó a las unidades de la Segunda Flota situada en el Atlántico para que detengan a todo barco que se dirija a Cuba y que lo sometan a cuarentena y así comprobar si lleva armas a bordo con destino al Gobierno de Fidel Castro. Evidentemente se estuvo en peligro del desencadenamiento de una nueva guerra mundial.

Añade el cronista que durante el verano y en particular durante los meses de julio y agosto, los puertos cubanos de Mariel, Bahía Honda, Cabañas, y La Habana han estado cerrados varios días a los curiosos, y algunos de ellos, como el de Mariel, fue cerrado por un muro de cemento de cerca de cuatro metros de altura para evitar las miradas extrañas a lo que en el mismo tenía lugar. Barcos y más barcos rusos han estado desembarcando hombres y diverso material de guerra, así como piezas extrañas debidamente ocultas, que debidamente escoltadas se trasladaban al interior de la isla. Estos desembarcos fueron denunciados a través de un magnífico informe de la Administración Kennedy, que como norma habitual utilizada durante su legislatura se mostró cauteloso, para reconocer más tarde y públicamente que se trataba de misiles de fabricación soviética para su instalación en Cuba. Efectivamente los agentes de la Agencia Central de Inteligencia habían facilitado al Presidente fotografías directas de las bases de cohetes instalados por los rusos en diferentes partes de la isla antillana. Este hecho fue denunciado por el mandatario norteamericano ante las cámaras de la televisión para todo el país, advirtiendo que tales artilugios eran capaces de caer sobre el canal de Panamá, Cabo Cañaveral Méjico D.F., o en cualquier otra ciudad del sudeste de los Estados Unidos, América Central o el Caribe, sin descartar otras como Nueva York o Washington. El citado cronista reconsidera los hechos para justificar el desenlace de los mismos, ya que a primeros del mes de octubre en vísperas de inaugurarse la diecisiete Asamblea General de las Naciones Unidas, se celebraba una importante reunión en el salón de conferencias del Departamento de Estado en Washington. El espinoso problema cubano se debatía, una vez más, entre los Estados Unidos y los miembros de la Organización de Estados Americanos, tras el tibio resultado se obtuvo por la propuesta de los Estados Unidos en la conferencia de Punta del Este, celebrada en Uruguay a primeros de año. Diecinueve ministros de Relaciones Exteriores y dos representantes de aquellos-los de Argentina y Méjico-trataron extraoficialmente a petición del representante USA, Dean Rusk, sobre la posibilidad de atajar la agresión en el hemisferio occidental con base en la Cuba de Fidel Castro mediante una mayoritaria organización militar en el Caribe.

Entre tanto, el Senado norteamericano y la Cámara de Representantes habían aprobado una resolución conjunta mediante la cual se consideraba aceptable el uso de la fuerza, si fuera necesario, para obstaculizar la extensión del marxismo cubano por occidente. Con ello el presidente Kennedy tenía las manos libres para determinar cuánto y cómo haría frente a la creciente ayuda militar soviética a Cuba. Y el secretario del Departamento de Estado, Dean Rusk, afirmaba que las fuerzas armadas norteamericanas intervendrían para interceptar los cargamentos de armas cubanas o soviéticas a países de Hispanoamérica.

Es totalmente cierto que las fuerzas de Fidel Castro nada pueden contra la omnipotente de los Estados Unidos, especialmente la II Flota Atlántica. Pero también es cierto que se encuentran en aguas cubanas submarinos soviéticos, acompañando a unas determinadas flotas pesqueras rusas. Por otra parte precisamente durante el desembarco de material de guerra en el puerto naval de Mariel, testigos presénciales constataron la presencia de submarinos soviéticos y lanchas torpederas artilladas con moderno material.

Los acontecimientos van tomando forma en la iniciada resolución de la crisis cubana. Para el día tres de noviembre los titulares de prensa son casi unánimes en torno a la noticia del desmantelamiento de las bases rusas en Cuba, puesto que las fotografías tomadas sobre suelo cubano así lo revelan. Lo confirma el Departamento de Estado norteamericano y el mismo Fidel Castro en un discurso televisado captado en Cayo Hueso. El presidente Kennedy, después de ser estudiadas las fotografías obtenidas en vuelos de reconocimiento sobre Cuba confirma que las bases soviéticas están siendo desmanteladas y destruidas sus plataformas e instalaciones.

DIA 3 DE NOVIEMBRE 62

Pero a pesar del mejoramiento de la crisis cubana, la aviación norteamericana sigue en estado de alerta. La prensa apunta que unos mil doscientos aparatos de bombardeo están preparados para despegar en un tiempo no superior a quince minutos. Sin embargo, a la vista de la publicidad que se ha dado a las fotos aéreas sobre Cuba en que aparece el desmantelamiento de los cohetes rusos y su traslado a los puertos cubanos próximos, el Departamento de Estado llama a la calma a los norteamericanos.

EL DIA 6 DE NOVIEMBRE 62

En efecto, a la vista del mejoramiento de la crisis cubana, la situación de estado de alerta se va suavizando paulatinamente, según informan altos funcionarios del mando aéreo estratégico, ya que en cuatro instalaciones situadas en las cercanías de dos importantes ciudades cubanas se está procediendo al desmantelamiento de cinco plataformas de lanzamiento. Estas rampas estaban destinadas a albergar y disparar proyectiles cohetes teledirigidos de tipo medio, de fabricación rusa, que podían alcanzar objetivos situados a distancias superiores a mil kilómetros. A través de documentos fotográficos obtenidos por aviones sobre Cuba se aprecia igualmente que se procede al desmontaje de todo tipo de instalaciones civiles o militares situadas en los lugares próximos a las rampas.

La prensa del día siguiente hace referencia a la finalización de la fase aguda de la crisis cubana, más los Estados Unidos mantienen una actitud firme e insisten en una inspección internacional que supervise la retirada de los proyectiles rusos. Añade que ha de crearse un sistema de control para evitar posibles contingentes de armas ofensivas a manos de Fidel Castro.

EL DÍA 7 DE NOVIEMBRE 62.

Sin embargo, el periódico cubano "Revolución", órgano informativo de Fidel Castro ha informado de la llegada a Cuba, en estos días, de los primeros contingentes de voluntarios pro cubanos agrupados en las llamadas Brigadas Internacionales de Combate formadas por "voluntarios" de varias naciones de ideología comunista. Es su objetivo, según el citado periódico, defender a Cuba frente a cualquier agresión de los Estados Unidos. Contrariamente, muchos técnicos militares estadounidenses consideran que de "nada sirve desmantelar una instalación militar si no se desmonta, de una vez para siempre, al comunismo internacional, presente siempre en todo lo que significa perturbación o subversión". Un portavoz militar ha declarado que "más peligro que en las instalaciones nucleares lo hay en la subversión o agitación permanente, que aviva el comunismo en cualquier parte del mundo.

Coincidiendo con la presencia de estas fuerzas de combate en Cuba, los comunistas de todos los países han alzado sus voces para señalar a los Estados Unidos como nación perturbadora de la paz, olvidándose de lugares y nombres como Berlín, Laos, India, etc, que por conocidos o actuales no es necesario recordar. Añade un corresponsal de EFE, que "en Cuba, al igual que sucedió en España en 1936, vuelve a manifestarse esta singular muestra de solidaridad comunista, con idénticas armas y objetivos.

EL DÍA 6 NOVIEMBRE 62.

El mandatario ruso, aún en Cuba, Anastas Mikoyan, mantiene las conversaciones con el jefe del Gobierno cubano Fidel Castro, con el objeto de suavizar las diferencias ruso-cubanas surgidas a raíz de los últimos acontecimientos. A este respecto el viceprimer ministro de la URSS, Alexei Kosygin, desde Moscú, recuerda que: "Si hubiera estallado la guerra con ocasión de la crisis de Cuba, habría sido desde el principio una guerra nuclear y que por ello Cuba tiene derecho a escoger la forma en la que desea vivir y si se llevan a cabo intentos armados contra los derechos soberanos de otros países, la convivencia pacíficia sería entonces imposible". Dijo que Rusia ayuda a Cuba a defenderse de las amenazas de los Estados Unidos, que aseguran estar en posesión de ciertos derechos especiales para atacar a la isla, para añadir que: "Cuba desea vivir y desarrollarse por sus propios medios, lo cual es un incuestionable derecho que hay que respetar, y nosotros estamos ayudando y ayudaremos al pueblo cubano".

La humanidad esta satisfecha, añadió, que en el crítico momento en que la suerte del mundo donde las vidas de miles y miles de personas se encontraban en peligro, ninguna de las partes perdió el control, la razón o el sentido de responsabilidad, y no se llegó a dar el paso fatal para desencadenar la guerra atómica.

EL DIA 7 DE NOVIEMBRE 62.

Mientras tanto el presidente Kennedy, consciente de su victoria diplomática, se trasladaba desde la sede oficial en la Casa Blanca hasta su residencia campestre en Virginia. Por otra parte el Secretario de Estado Dean Rusk, acudió a su despacho para examinar, según se ha dicho, cuestiones de poca importancia.

La atmósfera que se respira el Washington, se lee en los rotativos del domingo día 6, ofrece un agudo contraste con la tensión creada dos semanas antes. Es posible que los funcionarios norteamericanos estén esperando los resultados de las conversaciones que se llevan a cabo en La Habana entre Anastas Mikoyan y Fidel Castro.

EL DÍA 7 DE NOVIEMBRE 62

puesto que Radio La Habana confirma que existen diferencias entre mandatarios rusos y cubanos tras el desenlace de los últimos acontecimientos.

Es por todo ello que la URSS parece haber suspendido los envios de aviones de bombardeo medio a la Cuba de Fidel Castro, ante otra nueva y firme advertencia de los Estados Unidos, según informa la prensa al siguiente día. Los medios añaden, además, que estos bombarderos deben ser retirados de Cuba, junto con las armas ofensivas, ya desmanteladas, introducidas en la isla durante la reciente acumulación de material bélico en la misma.

EL DÍA 8 DE NOVIEMBRE 62.

Por otra parte el Secretario General de la ONU, U. Thant, ha fijado una entrevista con altos funcionarios de la Cruz Roja Internacional para elaborar los debates de la inspección sobre los embarques soviéticos a Cuba que pudieran contener armas ofensivas camufladas en otros tipos de envíos. Para ello el ex presidente de la Cruz Roja suiza, que está actuando como representante especial en dicha inspección y el secretario de la oficina ejecutiva del comité internacional de la citada Institución son esperados en Nueva York, para entrevistarse con U. Thant.