La Crisis de los Misiles: Un hecho que estremeció a la Humanidad

 

 

                                                      Por Juan Alcides Cabal Alfonso (Cuba)

 

 

 

 

Los amantes de la Paz Mundial fraguaron su esperanza de una nueva era en el actual siglo XXI del Tercer Milenio, tras dejar atrás el siglo anterior que fue testigo mudo de la Primera Guerra Mundial (1914-1918) y, también, de la Segunda contra el fascismo alemán (1939-1945), así como de la Crisis de los Misiles que estremeció a la Humanidad al verse al borde de una Guerra Termonuclear entre EE.UU. y la antigua Unión Soviética (1962), en el llamado período de la Guerra Fría (desde 1945 hasta la caída del campo socialista y la desaparición de la URSS en la década del noventa)

Sin embargo, en la actualidad, el mundo está nuevamente amenazado desde el 11 de septiembre del 2001, tras la voladura de las Torres Gemelas en Nueva York y los atentados del Pentágono y el Departamento de Estado en Washington ese mismo día, acción terrorista, genocida e imperdonable que costó la desaparición física de miles de personas de diferentes nacionalidades, sin contar los traumatizados y las cuantiosas perdidas económicas.

Ese hecho genocida, injusto y repugnante, fue sancionado por la inmensa mayoría de los países, entre ellos Cuba que, además de condenar la voladura de las Torres Gemelas, en Nueva York, y el ataque, minutos después, al Pentágono y al Dpto. de Estado en Washington, ofreció su ayuda solidaria a EE.UU. en aquel momento y dijo que el la Isla podía enviar brigadas de médicos y técnicos sanitarios para atender a los heridos, donaciones de sangre y de plasmas, etcétera, en un gesto humanitario con el pueblo norteamericano.

El Gobierno cubano condenó el 11 de septiembre con toda energía los ataques ocurridos ese martes en Estados Unidos y expresó su total disposición a cooperar con ese país en la atención, cuidado y rehabilitación de las víctimas.

En una declaración oficial, las autoridades de la Isla expresaron haber recibido con "dolor y tristeza las noticias sobre los ataques violentos y sorpresivos realizados en la mañana de hoy contra instalaciones civiles y oficiales en las ciudades de Nueva York y Washington, que han provocado numerosas víctimas".

Esa acción criminal, lejos de servir para el análisis y la reflexión contra el terrorismo, y que fueran sancionados los verdaderos culpables, ha servido a Estados Unidos para unilateralmente y bajo el slogan del antiterrorismo: "O se está con EE.UU. o se está en contra" implantar la política del terror, masacrar y exterminar a pueblos inocentes como es el caso de Afganistán y la amenaza de ataque a Iraq, así como permitir al Estado de Israel continuar sus ataques contra la población palestina y el cerco a su líder Yasser Arafat.

La Crisis de Octubre, también llamada Crisis de los Misiles, Crisis del Caribe y Crisis de los Cohetes, fue el hecho más grave que aconteció en el siglo XX y que pudo desembocar en la III Guerra Mundial, tras el fin de la Segunda Conflagración Mundial con la derrota del fascismo alemán gracias a la Unión Soviética que expulsó de su tierra al invasor y lo persiguió hasta Berlín, al precio de perder a 20 millones de sus mejores hijos en la Gran Guerra Patria, en defensa de la Paz y el Socialismo.

La Crisis del Caribe fue provocada por la intransigencia del Gobierno de los Estados Unidos contra Cuba, bajo la administración del difunto presidente John F. Kennedy, quien nunca se perdonó el fracaso de la invasión mercenaria de Playa Girón, también llamada Bahía de Cochinos, y buscaba su rehabilitación política, es decir, mantener su imagen pública y liquidar la Revolución Cubana.

En el Cuadragésimo Aniversario de la Crisis de los Cohetes, Cuba, al igual que Estados Unidos, así como funcionarios y militares de la desaparecida URSS desclasificaron importantes documentos que permiten esclarecer, aún más, aquellos hechos históricos.

La Habana fue testigo, en octubre último, de la presencia de importantes funcionarios, militares y agentes de la seguridad de las tres partes, invitados por el Estado cubano para esclarecer la verdad de los hechos, pues desde 1962 se ha escrito y divulgado mucho sobre las dos superpotencias del conflicto (EE.UU. y la URSS), mientras que de Cuba hay muy poco.

Estamos satisfechos con los resultados. Nuestro compromiso es con la Verdad. Afirmó el presidente cubano, Fidel Castro, en una de sus intervenciones, durante la Conferencia Internacional "La Crisis de Octubre: Una nueva visión política 40 años después, tras dos días de análisis y reflexiones a puerta cerrada, en el habanero Palacio de las Convenciones.

La verdad sobre Cuba antes, durante y después de la Crisis se abrió paso, mediante las reflexiones y el auxilio de nuevos documentos desclasificados por todas las partes. Los participantes analizaron cómo el pacto negociador en aquella oportunidad entre la URSS y EE.UU. tuvo su fragilidad al no tener en cuenta al Gobierno cubano ni tampoco, el conflicto entre La Habana y la superpotencia norteamericana.

Fue entonces, cuando Cuba cuestionó el mencionado acuerdo y planteó los Cinco Puntos que pretendían complementar las negociaciones y que demandaban de EE.UU.: CESE del bloqueo, los vuelos espías, las actividades subversivas, los ataques piratas y la retirada y devolución del territorio cubano que ocupa la Base Naval de Guantánamo.

En su análisis sobre el evento, Fidel apreció el esfuerzo de los historiadores que han promovido este tipo de encuentros, en el cual los participantes, con honestidad, valentía y sinceridad se pronunciaron sobre aquellos acontecimientos de 1962.

Además, se refirió a la desaparición del campo socialista y de la antigua Unión Soviética, y cómo Cuba ha sobrevivido a pesar de esa situación y las presiones de EE.UU. para que la Revolución no avanzara.

El máximo líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, recibió un abrazo cordial de Robert McNamara, secretario de Defensa de EE.UU. en 1962, minutos antes de su intervención, de casi dos horas, donde felicitó a los invitados participantes, actores muy vinculados a los hechos, tanto de Estados Unidos como de la antigua Unión Soviética. La próxima cita será dentro de 10 años, en el Cincuenta Aniversario de la Crisis de Octubre.

Fidel Castro felicitó, el sábado 12 de octubre, a la delegación estadounidense, a los antiguos soviéticos, invitados a título personal, y a los cubanos de aquellos acontecimientos, así como a todos los presentes en la plenaria durante los dos días de análisis y reflexiones.

Tras el cierre con Sello de Oro del evento, los delegados fueron invitados a una cena por la noche en el Palacio de la Revolución. El domingo 13, los estadounidenses, ex soviéticos y cubanos visitaron varios lugares de interés históricos sobre la Crisis de los Cohetes en Pinar del Río y en la capital.

¿Cómo pasaron las cosas?, ¿Hasta qué punto estuvimos cerca de la guerra?. ¿Cómo podría haber comenzado la guerra nuclear?, ¿Qué hacer para disminuir ese riesgo futuro?, fueron algunas de las interrogantes planteadas por el Ex Secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert S. McNamara en la reunión por el XL Aniversario de la Instalación de los Cohetes en Cuba.